Me siento a la mesa sin mucho ánimo. Escucho el piano a un costado con esa melodía que canto en mi cabeza: Aquellos ojos verdes…