0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

 

La primera ráfaga de aire fresco me estremece,

la hora tardía ha llegado.

Lleva un saco de hojas secas robadas al verano.

Se come las horas de luz, llega la penumbra precedida por un cielo rojizo que se pierde tras las montañas.

El sol se olvida de nosotros para iluminar otros campos, otras montañas, y dar calor a las arenas de otros mares.

Entramos en otra etapa de mayor quietud, que nos invita al silencio.

El jardín se va hundiendo en un profundo sueño.

Las flores se marchitan y las hojas de los árboles perenes danzan con la música de los instrumentos musicales que utiliza el viento.

A lo lejos el cielo tiembla bajo la amenaza de un trueno.

El campo se ilumina a intervalos por los rayos que firman su creación en el firmamento y las  primeras gotas de lluvia también dejan su huella en el suelo.

Llegaron las lluvias con su canto de vida y sus bramidos de muerte. Belleza hay a mi alrededor en otros lugares llanto.

¿Es el hado de la suerte quien me trajo a este lugar o fue mi elección? Aunque mi corazón llora, mis ojos ven belleza y amor.

Sedienta está la tierra, este verano tomó demasiado sol.

La lluvia le devuelve la vida y hasta las flores marchitas recuperan el color.

 

 

Últimos post porMontserrat Palau Iglesias (Ver todos)

Deja un comentario