Ayer, le dije a una de las personas que quiero: He publicado un cuento en Facebook, trata de una margarita. Si, ya sé, me contestó, hace mucho tiempo que lo escribiste. Bueno, he cambiado algunas cosas, ¿Te lo leo? La persona me miró sonriendo e hizo lo mismo que hacen todas las personas que me rodean. Me concedió unos minutos que eran suyos y me escuchó.

Quisiera describir la sensación que tuve dentro porque desde siempre he vivido mucha soledad en mi entorno. Tal vez eso sea pedir un reconocimiento que no merezco, porqué al fin y al cabo escribir es una afición mía y para hacerlo no le pedí permiso a nadie ni nadie me lo reprocha.

Sé que las palabras, las letras, las creaciones son de uno mientras están en la mente y son un proyecto, pero cuando las expresas, cuando salen de ti, ya no te pertenecen, son de los demás y entre los demás habrá quien vibre con ello y quién no. Los que escribís me entenderéis.

Escribo porqué al hacerlo me descubro. Buceo dentro de mí para dar forma a la belleza que poseo y eso lo hacemos todos los que escribimos. Es esa sensación esa necesidad de abrir, crear,  compartir, contagiar… es, evolucionar, llegar a los demás y fusionar. Cuando alguien nos lee y se emociona crea unidad. Escritor y lector son uno solo y a veces esto queda dentro y eso es bueno porqué sin unidad no se puede evolucionar.

Hay muchas formas de expresar lo mejor que tenemos dentro para los demás. Por ejemplo: cocinando. Muchas veces, a las personas les satisface más una mesa bien preparada, mas, no les pidas que escuchen algo que has escrito. Es curioso.

Somos variopintos y no todas las fórmulas conquistan a las mismas personas. No todos los perfumes incitan los mismos sentidos, pero las letras y sus millones de combinaciones nos unen, aunque sea para leer una esquela mortuoria. Casi diría que estamos construidos con letras y sin ellas la ignorancia camparía a sus anchas.

Así que, pensándolo bien, quienes nos leen nos conocen, nos descubren. Aunque no estén de acuerdo con lo que expresamos, por unos momentos hemos caminado juntos. Quienes creen conocernos y no nos leen, se pierden lo mejor que poseemos: el poder de mover las letras.

 

¿Quieres publicar algo en desafiosliterarios.com?

Guardar

Mi pasión, mi necesidad: escribir, comunicarme, penetrar en el mundo de las pequeñas cosas; unirme a la vida y contagiar.

Últimos post porMontserrat Palau Iglesias (Ver todos)

Deja un comentario