El poema más bello jamás creado está sepultado con el recuerdo de un lenguaje extinto.
Cuentan que hablaba de un corazón encerrado en una jaula, del frío de una espera, de cenizas en los ojos.
No puede haber arqueología de un poema, mucho menos reducirlo a un argumento.
Viajé a la sierra para escucharlo del último anciano que podía recitarlo. Ni siquiera él entendía del todo lo que decía. Pero en su boca sonaba a viento y crepitar de hojas caídas.
No sé si era poesía o leyenda, pero allí había un misterio.
Y otra pequeña muerte para el hombre.

Photo by jhderojas

Guardar

Mario Pinto
Creo haber encontrado la más poderosa idea de ficción de mi vida: soy un escritor. Claro, falta desarrollarla. Mientras tanto escribo sobre lo que ignoro: las paradojas del tiempo, la naturaleza del amor, el alivio de las nostalgias.
Mario Pinto

Últimos post porMario Pinto (Ver todos)

Deja un comentario