0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Por las noches, cuando observo el cielo estrellado, me pregunto si hay vida más allá. No me malentiendan, no soy ningún romántico; me considero un hombre racional. Y como tal, encuentro lógico que en un universo tan grande, por fuerza tiene que haber vida inteligente en algún peñasco que flote por el espacio.

Pero la lógica… ¡qué mal la usan los que manejan los hilos en los medios de comunicación!  Siempre quieren hacernos creer que, si viene un extraterrestre, va a ser con mala leche, disparando a bocajarro y merendando entrañas humanas. ¿No me creen? “Independence Day”, “La Guerra de los Mundos”, “Mars Attacks!” y aquella serie que daban en televisión donde un lagarto disfrazado de humano se zampaba un ratón vivo en cada episodio… ¿Les suena a alienígenas pacíficos? ¡Claro que no! Incluso los youtubers se unen a la teoría de la conspiración con sus vídeos sobre reptilianos o draconianos con ansias de dominar la Tierra que conviven entre nosotros.

Yo no sé si pretenden aumentar nuestro miedo a lo desconocido o simplemente volvernos racistas. ¿No es esa una manera de perpetuar los estereotipos y prejuicios hacia los que son diferentes a nosotros? Así lo que vamos a conseguir es una era de incomunicación, de rechazo y de incomprensión interplanetaria. ¡Qué vergüenza nos va a dar cuando aparezca por fin un alien y nosotros le demos la espalda y salgamos corriendo!

El marciano que se acerque por aquí no tiene por qué tener malas intenciones. Pienso que, entre los que nos visiten, puede haber biólogos, reporteros, abogados e incluso fontaneros; ¿por qué no? Hasta puede que alguno se esté tomando unas vacaciones y le parezca que nuestra bola achatada de color azul es un buen sitio para encontrar sol, playa y hoteles baratos.

¡Eso es! ¡No seré yo el que se ponga a juzgarlos solo por ser diferentes! Os aseguro que, aunque sean tan feos como el E.T. ese, aquí estaré yo, dispuesto a extenderles una mano, e incluso a darles un abrazo si es necesario, en cuanto se me pongan delante. Que vean que en este planeta hay gente civilizada y solidaria con los viajeros siderales.

¡Huy! Por ahí se acerca un tipo medio raro. No me gusta nada esa piel morena y su ropa sucia… Seguro que es un mendigo pidiendo limosna. Y, si le doy algo, se lo gastará en borracheras o algún estupefaciente. Mejor que no me vea; caminaré por la acera de enfrente y haré como que no le he visto, a ver si pasa de largo…

Bueno, ¿qué iba diciendo? ¡Ah, sí! Los extraterrestres. ¡Qué curioso! Me acabo de acordar de lo que me dijo un día mi cuñado: “Algunos están más deseosos de entablar conversación con un alienígena que con su prójimo, ese humano que vive en su mismo planeta”. ¿Por qué me vienen ahora estos pensamientos a la cabeza? ¡Qué sé yo! Pero, como decía, yo no repudiaré a ninguna criatura estelar porque todo ser bajo este universo estrellado merece nuestro respeto, ¿no les parece?

Juan Sauce

Lector y dibujante de cómics desde que tengo memoria, descubrí mi interés por los libros a una edad tardía, casi acabada la adolescencia, con dos obras muy concretas: “El Principito”, de Antoine de Saint-Exupéry y “El joven peregrino”, de Helen L. Taylor. Ambos relatos repletos de metáforas; quizá por eso es mi forma favorita de narrar, una manera imaginativa de compartir mis ideas. Me gusta la fantasía, la ciencia ficción y la aventura. Me interesa la psicología, la religión y la naturaleza. Sueño con escribir para niños y jóvenes, aunque desde esta ventana voy a intentar llamar la atención de lectores de todas las edades. A ver si lo consigo...

Últimos post porJuan Sauce (Ver todos)

Deja un comentario