Y a ella
Que siempre pensó que era mi reina
Nunca le dije que en realidad
Solo tatuaba sus dudas en mi piel.

Deja un comentario