DESEO
No eres tú
No soy yo
No es tu mirada,
Tampoco la mía
Son las ansias y la premura
Que dibujan con tus manos
Las ganas
Que aparecen, que pululan
Que se respiran en el aire,
Que necesitan ser saciadas
No hay tabúes que me impidan desearte
Jactarme de tu boca
Pasearme por tu cuerpo
Sentirlo
No hay reglas, sólo ganas
De jugar con nuestras lenguas
Que se reconocen, que se buscan
Y dejarnos seducir por la pasión
Rendirnos a su embrujo, sin pensar en otra cosa
El calor de nuestros cuerpos
La respiración agitada
El deseo contenido
Suspiros que hablan
Abrazar con mis piernas tu cintura, que me llama, que me espera
Encontrarnos en el éxtasis
La sublimidad de un instante
Que surge de las entrañas
Los jadeos, la humedad de tu piel
Los movimientos,
Tu boca, tus manos
Nuestros cuerpos,
Los espasmos
El deseo incontrolable
El ímpetu de tus vaivenes
Que enloquecen
Besos, miradas, respiraciones agitadas
Sudor compartido
Cuerpos que se rozan
Que se mueven al compás
Fluidos derramados, corazones que se agitan
Gemidos que proclaman que el éxtasis está cerca
Explosión de sensaciones que gritan en silencio
Que no eres tú
No soy yo
Son las ansias
Es deseo

Begoña Rosa

Begoña Rosa

El susurro del mar es mi nana favorita mientras me dejo atrapar por sus idas y venidas incesantes. Soy parte de su bravura en los días de tormenta y remanso de paz en las tardes de verano en las que el sol coquetea con la luna antes de sumergirse lentamente entre sus aguas. La exquisitez del aroma del chocolate, su fuerza y su cuerpo forman parte de mí como lo hace el aire. Sin oponer resistencia soy presa de su embrujo como lo soy de las palabras, que se agolpan en mi pensamiento pidiendo a gritos a mis manos que las deje volar. Y como un soplo de aire fresco que entra por la ventana las libero y permito que viajen por un folio en blanco que en pocos segundos recibe parte de lo que soy capaz de crear.
Begoña Rosa

Últimos post porBegoña Rosa (Ver todos)

Deja un comentario