5.00 Promedio (99% Puntuación) - 3 Votos

Hace tres meses, seis días, siete noches y nueve horas, que me propuse firmemente, no acordarme más de ti. Parece que lo voy consiguiendo.

Estos días apenas he notado tu ausencia. Bueno, tan solo al despertarme, por decir algo, he notado un frío perenne instalado en mis huesos, junto a un oscuro silencio tan gélido que no consigo extinguirlo ni tomando el café, inmerso en un baño de agua caliente. Pero tranquila, lo tengo controlado, ya he comprobado que es un malestar que se me pasa a eso del mediodía, cuando tomo un vino en la terraza, mientras observo el vuelo rasante ajustado y preciso de las gaviotas, esas que tanto te gustaba ver volar. Entonces por unos momentos vuelvo a recordarte, y veo tu sonrisa dibujada en el aire y su sola imagen es capaz de disipar cualquier rastro de dolor,  de alejar las nubes más negras, y ya no siento el frío, ni la soledad.

Y recuerdo tus manos al sostener mi vaso y ofrecérmelo con esa elegancia tuya, cuando me acompañabas a la hora del vermut, unas veces hablando, otras sin hablar,  nada importaba, pues con  tu sola presencia me bastaba para comprender el sentido de la palabra “felicidad”. Siempre tuviste el don de llenarlo todo de luz y de calor a tu paso, de transformar espacios grises en universos de color. De pintar la vida con magia para corregir sus imperfecciones. Siempre has sido ese bálsamo restaurador que sana y cura. Y entonces el frío desaparece de mis huesos y noto hasta una cierta cálida brisa que me besa en la cara y la frente con la misma dulzura, igual que lo hacías. Y siento como si en verdad, fueses tú.

Si vieras cariño, lo bonita que está ahora la casa. Hice instalar en cada uno de los cuartos, una de esas gaviotas móviles de madera. Seguramente si me acostumbro a verlas por todas partes, será como si tú estuvieses por aquí. Como si nunca te hubieras marchado. Y  voy entrando uno a uno a todos los cuartos,  mientras en el aire resuena aquella rapsodia de Rachmaninov  que tanto amabas, y tiro hacía abajo de la cuerdecilla que hace volar a las  gaviotas…  Si las vieras amor, parece que asistieran a un concierto improvisado, que bailaran para ti, en honor a ti, en recuerdo a ti. Y de repente miro al suelo y  me entristezco.

Es un malestar pasajero, que consigo mitigar a la hora del almuerzo. No me gusta comer solo, ya lo sabes, nunca me gustó. Así que pongo tu plato junto al mío, y te hablo como si estuvieses ahí mismo conmigo, a mi lado. Y nos reímos con tus ocurrencias al explicarte mis sugerencias culinarias… En esos momentos en que hablo con tu espectro, ni siquiera te echo de menos, porque siento que estás allí mismo a mi lado.

Creo que la tarde es lo peor, se me hace larga, ciertamente interminable, y no hallo el modo de mitigar mi dolor, ni de hallar consuelo alguno en ese momento. Pero luego miro el sofá y parece que te vuelvo a ver allí mismo sonreír. Y en un arranque de locura pego un salto y preparo la casa para cuando llegue la noche, por si una de estas noches, se te ocurre que tú tampoco sabes estar sin mi. Y pienso y rezo para dentro. Y pido un deseo al cielo, que se me cumpla lo que quiero. Y me visto y me arreglo, y me preparo de cuerpo entero, por si,  amor mío, una de estas noches quisieras tú venir.

Mi querida y amada Caridad, hoy revisando el cajón de los papeles, encontré los documentos que acreditan   el pago del seguro para el banco, y todo aquel doloroso papeleo que supuso lo de tu entierro.

Tiene gracia, justo hoy que hace tres meses, seis días, siete noches y doce horas, que me propuse firmemente, no acordarme más de ti…

Pero tranquila, no te preocupes dónde estés… parece que lo voy consiguiendo.

Marley

Un pequeña mota en un inmenso mundo, en constante cambio y evolución. Escribo juntando letras que forman palabras, en ocasiones dan lugar a mundos de color, en cambio otras, borrones de tinta sin forma... de todo ello se alimenta mi espíritu. Amo la música y el cine clásico, el olor que desprenden los libros y la tierra mojada tras la lluvia... Amo estar viva para poder seguir creando cualquier cosa que aporte amabilidad al universo.

Últimos post porMarley (Ver todos)

Open modal

Deja un comentario