5.00 Promedio (99% Puntuación) - 3 Votos

Debes saber, que a todos nos moja la misma lluvia, y moriremos, aunque tú no quieras. Estás sufriendo por nada. Morir no es malo, es peor vivir a medio vivir. Pregúntale a alguien que venga del más allá y verás lo que te dice.

No quieres morirte, vale, lo entiendo. Pero carajo, entonces ¡VIVE!

No puedes pasarte esta vida como un muerto, ¿temes acaso morir deshecho?

Yo quiero morirme con el cuerpo muerto y roto, porque mira que tiene que doler morirse estando vivito y coleando. ¡Joder! no lo quiero ni pensar. Te pongas como te pongas no es tiempo de morirse, y mira que ahora parece que está de moda. Gente influyente que nunca antes había muerto, ahora se está muriendo. Te empeñas en tener cosas, en comprar cosas, tienes tantas, que ya no tienes “Casa”, ahora tienes “Cosa”. Hazme caso. No quieres morirte pero no haces nada por vivir. Te paseas por el mundo sin pena ni gloria.

Vivir es una promesa continua que te haces a ti mismo. Un compromiso contigo y con la vida al que nunca debes renunciar. “Me comprometo a estar vivo el tiempo que dure mi existencia”. “Me comprometo a involucrarme con mis sueños, a mostrarles el camino para que puedan hacerse realidad”. Y para que así conste, les prometo que los llevaré de la mano hasta que alcancen la meta. Y me pararé a disfrutar de ellos y de mi triunfo, llegado el momento.

Nuestros sueños son los hijos que nunca tuvimos, porque siempre serán aquellos que quisimos tener y no vinieron. Siempre serán proyectos por acabar. Los sueños son el horizonte que vemos a lo lejos, y eso es bueno, la distancia que nos separa, nos convierte en grandes nadadores y en expertos observadores. Nos llena el pecho de paciencia, esa chica impasible y resignada, rebosante de sabiduría.

Hace tiempo que salí a navegar, puse rumbo fijo a mi conquista, y siento que cada día me aproximo más y más. A veces parece estar más cerca, otras en cambio, se aleja. Pero sé que depende de la luz que desprenda el día. La claridad me acerca o me aleja de mi meta. Pero todo es necesariamente irreal, en realidad esa luz es solo un efecto óptico. El horizonte permanece impávido, esperándome siempre en el mismo punto.

¡Ay! Manolo, si chingaras más, si viajaras más, no necesitarías tanto cachivache para adornarte la vida. Verías que, con un metro por dos de largo, tienes y te sobra. No me refiero al tamaño del miembro, me refiero al cubículo donde te basta para aposentar tu lindo trasero.

¿Acaso no sabes que el día que mueras, el coche se lo quedará tu esposa y su amante? El amante a su vez, se quedará con tu coche y tu casa. Que todos aquellos títulos que conseguiste se venderán enmarcados en el rastro para que un hortera lo cuelgue en su despacho haciéndolos pasar por suyos.

Y a ti querido y amado Manolo te lanzarán al mar y ya puedes gritar y cagarte en la madre que los parió a todos. Pero vas a tener que reencarnarte para poder vengarte.

Fíjate que tontería era la vida, ahora que estás hecho cenizas, ahora es que te das cuenta de la inutilidad del sufrimiento.

Ahora reconoces que debías haber dicho más veces que sí. Que sí a todo en general, bueno a aquella petarda, no. Pero a todo lo demás sí. Sobre todo a mí, que te quiero tanto y me estás desaprovechando.

Has vivido esperando que algo mejor ocurriera por sí solo. Has creído que tu posición te hacía grande, que eras infinito. Te has creído tantas cosas que ensimismado contigo mismo no te has preocupado de cuidar a los demás, de comprender que te necesitaban. No puedes entender la vida que ni siquiera has vivido.

Bienvenido a la realidad, no eras el centro del universo, eras como yo, una pequeña mota en un inmenso mundo.

Pero querido y amado Manolo, acaso no te habías dado cuenta aún, que te pongas como te pongas… A ti y a mi, nos moja la misma lluvia.

 

 

Marley

Un pequeña mota en un inmenso mundo, en constante cambio y evolución. Escribo juntando letras que forman palabras, en ocasiones dan lugar a mundos de color, en cambio otras, borrones de tinta sin forma... de todo ello se alimenta mi espíritu. Amo la música y el cine clásico, el olor que desprenden los libros y la tierra mojada tras la lluvia... Amo estar viva para poder seguir creando cualquier cosa que aporte amabilidad al universo.

Comments