María sale de trabajar. Ha tenido un duro día en la oficina y su cuerpo y mente le piden desconectar. No tiene nada que hacer pero no quiere ir a casa, necesita estar fuera de ella, lejos de los recuerdos. Hace una semana que falleció su perro y lucha contra la rutina que le obligaba a ir corriendo para sacarle a pasear. Ha pensado en apuntarse al gimnasio pero la tristeza aún le dificulta el hacer cosas.

“Hola guapa. ¿Cómo estás hoy?” Fernando, su novio, le ha escrito un mensaje. Le sorprende porque a esas horas él está trabajando. Antes de que pueda contestarle, recibe otro. “Levanta la mirada, preciosa. Quiero verte los ojos” Sorprendida, hace caso y lo ve en la acera de enfrente con el móvil en la mano y su mejor sonrisa.

No hacen falta las palabras. Él cruza y le da uno de esos abrazos capaces de curar cualquier tristeza. Le dice que había poco trabajo en el taller y que se ha cogido la tarde libre para estar con ella.

Ambos caminan hacia un parque cercano para disfrutar de la tarde primaveral. Cada vez que ve un perro correr detrás de una pelota, ella baja la mirada a tiempo que una nube gris oculta parcialmente sus ojos azules. Fernando levanta su barbilla para obligarla a mirarle.

—Eres muy valiente y lo vas a superar. Seguro que Toby se siente orgulloso de ti. Y sabes que no le gustaba verte llotar. Así que sonríe, corazón. Estamos juntos en esto.

El amor que sienten el uno por el otro se puede acariciar con los dedos de tan sólido que es. Tan sólo llevan seis meses juntos pero la amistad que les unía antes de que él se sincerara, les ha ayudado a construir una relación sólida. Amistad, sinceridad y compresión son los ingredientes principales de esta pareja que se ama entre los árboles de un bonito parque un día de primavera.

Desde siempre me ha gustado escribir relatos. Siendo adolescente escribía historias donde el amor triunfaba o el drama era el protagonista. En alguna de mis historias se mezclaban ambas cosas. A día de hoy, me gusta transmitir sentimientos y los relatos son un pequeño reto cada vez que cojo el boli. Espero seguir compartiendo letras con vosotros hasta que se me acabe la tinta.

Últimos post porIsabel Antequera (Ver todos)

Deja un comentario