Hace mucho tiempo, en un pueblo lejano, vivía un encantador de serpientes que las conocía muy bien. Sabía, por ejemplo, que el veneno de la cobra es muy dañino, y que una sola mordedura del animal puede matar a cualquier persona. Cuando era pequeño, su padre lo vendió a un conocido hipnotizador de  serpientes para que aprendiese el oficio. Éste le enseñó cómo debía manipularlas cuando iba al campo en busca de los más espectaculares reptiles, para que su espectáculo de danza fuese el mejor. Le decía así:

 

__ Cuando nos encontramos con una de estas estupendas serpientes, nuestros movimientos las alerta sobre una posible presa y se preparan para atacar. Primero se elevan sobre su cola y después, despliegan su  cuello como si tuviesen alas en la cabeza. Con su lengua bífida otean el horizonte en busca del movimiento ya que  son sordas. Una vez localizada a su presa, clavan sus ojos fríos en ella con el fin de hipnotizarla y se quedan a la espera del más mínimo desplazamiento de ésta para atacar. Realmente la cobra no pretende hacer daño simplemente, quiere alimentarse.

 

El aprendiz asentía con la cabeza, y procuraba asimilar todo lo que el anciano le contaba.

 

__ Cuando quieras buscar una serpiente, sea de la clase que sea, solo tienes que tener la suficiente sangre fría para permanecer completamente quieto, sin mover un solo músculo de tu cuerpo y casi sin respirar. Al no percibir movimiento creerá que  está libre de peligro y se dejará caer sobre el suelo abandonando su posición de ataque en defensa propia.

Es en ese momento cuando, de forma rápida y serena, puedes cogerla por detrás de la cabeza y hacerte con ella. Al sentirse atrapada su mecanismo de defensa hace que el veneno acuda a sus colmillos. Éste no puede permanecer en ellos  mucho tiempo por lo que debe soltarlo lo más rápido posible para envenenar a su capturador, así que conviene que lleves preparado un vaso para poder recogerlo. Este tóxico se emplea en múltiples remedios medicinales y es muy apreciado por herbolarios y físicos, que pagarán un buen dinero por él.

Después de realizada esta operación, la serpiente es completamente inofensiva hasta que su cuerpo vuelve a elaborar la nueva ponzoña. Y de ésta forma, tratándola adecuadamente y quitando un par de veces al día el veneno de su cuerpo, podrás tener un espectáculo sensacional con la serpiente más peligrosa y hermosa del planeta: La cobra hindú

 

 

El silencio es un arma poderosa. La quietud de espíritu es esencial para saber reconocer, que hasta el que aparenta ser el más fiero enemigo, sólo lo hace por supervivencia.

 

 

 

Photo by Biblioteca Rector Machado y Nuñez

Guardar

Nicole Regez

Cuando era muy niña mi fantasía e imaginación se vieron alimentadas con unos cuentos diminutos que venían en las tabletas de chocolate. Ellos despertaron en mí la curiosidad por el mundo mágico de las palabras y nació una ilusión: Escribir historias. Desde entonces he leído muchos libros y emborronado bastantes hojas que solían acabar en la papelera hasta que, un día decidí publicar en Internet y comprobé que lo que garabateaba en el papel le gustaba a la gente. Llevo más de doce años escribiendo y publicando en Internet. Mi primer libro de relatos "Desde mi ventana" ha sido editado en enero. Se cumple así un sueño largo tiempo acariciado.

Últimos post porNicole Regez (Ver todos)

Deja un comentario