0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Las naves estaban en posición de aterrizaje en el espacio exterior esperando el momento elegido por los Aleutianos para invadir la tierra. Llevaban tiempo estudiando nuestro planeta, y decidieron que la fecha para esta operación debería ser importante también para los humanos pues deberían permanecer distraídos para que sus maniobras de ocupación pasaran desapercibidas. Contaban con que hubiese algo de vigilancia, pero ésta sería mínima y muy relajada por efecto de la fiesta a nivel mundial que se celebraba en ese día. Tenían también a su favor el temperamento sentimental de los terrícolas, cosa que ellos  habían superado hacía tiempo, por considerarlo debilitante para sus opción de ocupar  el  mayor número de planetas encontrados en la Vía Láctea. El suyo se resquebrajaba a  marchas forzadas ya que su núcleo había comenzado a enfriarse y debían reubicar a todos los habitantes antes de que el cataclismo anunciado por sus físicos impidiese las maniobras de traslado.

Les había llevado tiempo encontrar sitios habitables y lo suficientemente cerca de su galaxia como para realizar la evacuación en el menor tiempo posible. En el corto espacio de tiempo de la noche terrestre, esperaban ocupar las ciudades más importantes del planeta y mantenerlas antes de que las autoridades tuviesen tiempo de preparar la defensa de las mismas. Además, no pretendían organizar una guerra que  minase a la población original, ya que los necesitaban para realizar los trabajos destinados a formar nuevas ciudades que tenían intención de  construir sobre islas artificiales diseminadas en la vasta extensión del océano.

El capitán de la nave nodriza habló a los técnicos de la operación y gente normal por el intercomunicador

—Todos los comandantes de  las unidades de la operación OCT primera fase presten atención. Son las 12.00 horas del último día del año 2013 en la Tierra. Se observa aumento de la actividad en todo el planeta. Vamos a realizar un barrido silencioso sobre la superficie para comprobar que la operación marcha según lo planeado. También se revisarán nuestros sistemas de navegación y defensa en previsión de posible respuesta de ataque por parte de los nativos.

La voz del ordenador de a bordo fue repitiendo, una a una, las tareas encomendadas a los diferentes miembros de la tripulación. Los importantes y básicos sistemas de navegación fueron  revisados meticulosamente y las funciones que no eran estrictamente necesarias para la maniobra de aterrizaje  quedarían relegadas a un segundo plano.

Desde la tierra, una variada secuencia de imágenes comenzó a desfilar por la pantalla a un ritmo vertiginoso. Alguna frase inconexa y sin sentido asomaba un instante:

….«¡qué rico es el jamón de Teruel!»  

Y desaparecía al momento. Hombres y mujeres con sus mejores galas subían y bajaban de limusinas y taxis. Gente de todas clases cargadas de paquetes iban en tren, autobús, andando, en metro. Voces, sueños, deseos…

«Quiero un camión»  

Escribió un niño con tiza en el suelo. Carreras, semáforos, luces de Navidad, comercios a rebosar, conversaciones inacabadas:

«Y lo mejor fue lo de»

Comida, montones de comida, en las mesas de las casas, en los restaurantes, en los hoteles, en los cubos de basura. Cotillones, fiestas, regalos, fuegos artificiales, relojes en torres brillantes preparados para las últimas campanadas del año, champagne, regocijo…

«Feliz año nuevo»

Los ocupantes de las naves miraban todo aquel batiburrillo de imágenes sin comprender qué pasaba en la cabeza de los humanos y porqué andaban de aquí para allá en un frenesí consumista que ellos no habían conocido.

El baile de la pantalla se detuvo y por un momento se quedó en suspenso….

Unas letras en rojo brillante con un extraño mensaje, iniciaron de nuevo la secuencia de imágenes:

«En tus manos está el poder de cambiar el mundo….»

Una explosión nuclear, niños hambrientos, la cara de un mendigo…

«Miedo…»  

Hombres marcados por el odio, mujeres huyendo de la guerra, chabolas al borde del camino, bombas, inundaciones, maltrato…

« No eres nadie… »

Corrupción, enfermedad, plagas, montones de basura poblada de gente….

«Tengo hambre…»

Sequía, inundaciones, terremotos, fuego, destrucción…

«Insolidaridad….»  

La otra cara de la moneda….Los aleutianos se quedaron sorprendidos ante el cambio radical que podían ver ahora en sus pantallas.

—¿Cómo era posible una desigualdad tal en un mismo planeta?Desde mi ventana es un libro de relatos de fantasía

Se preguntaban si aquello les podría contagiar. Quizás antes de ocupar la tierra, deberían mandar a los drones que se ocuparan de una limpieza selectiva de individuos para pacificar el planeta. Ellos no eran guerreros, solo
necesitaban un lugar donde seguir viviendo y aquel les había parecido el mejor de todos.  Hacía muchos eones que no había habido luchas en su mundo, desde que comprendieron que la destrucción y muerte de seres, llama a más muerte y destrucción.

Era difícil la decisión de abandonar un lugar tan hermoso y decidieron seguir con el plan de invasión. Quizás con su influencia, aquella raza tan parecida a ellos podrían tomar conciencia de lo importante y  maravillosa que es la vida para malgastarla en tonterías.

 

Estás a un clic de poder conseguir un buen libro escrito por Nicole Regez

Nicole Regez

Últimos post porNicole Regez (Ver todos)