0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Pues ya tengo el gatito, mejor dicho, la gatita. Se llama “Musa”. El nombre me lo ha sugerido un  amigo mío y me gustó.

Solo tiene un mes y realmente no creo que, si aparece el ratoncillo, salga corriendo tras él…. por lo menos para cazarlo.

Más bien pienso, que si por casualidad aparece, se dediquen a jugar y a correr una tras el otro… pero por algo se empieza. De momento, no le he vuelto a ver. No se si el olor de mi gatita le ha avisado de que hay un nuevo “inquilino” en casa que no es compatible con él; o  simplemente optó por salir hacia el jardín y ha preferido quedarse en la calle con algún amiguito.

De momento estoy más tranquila y además, contenta con la minina, pues es muy juguetona y limpita. Me hace compañía y desde la mañana ya hablando con ella y evitando pisarla pues se agarra a mi zapatilla.  Y ahí me ves. Tengo que ir arrastrándola conmigo a cualquier sitio que voy.

Me la regalaron el lunes y enseguida nos hicimos amigas.

Ahora  mientras escribo esto, la tengo subida a mi zapatilla mordisqueándome el tobillo.  La zarandeo con cuidado y le digo:

—¡No, eso no se hace…..!

 Pero ella ni  caso. Sigue a su bola, como si estuviese preparando sus dientecillos y afilándose las uñas con mi zapatilla por si acaso viera aparecer al “roedor okupa”

Estás a un clic de poder conseguir un buen libro escrito por Nicole Regez

Photo by felicidade

Nicole Regez

Últimos post porNicole Regez (Ver todos)