0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

A veces me embarga el desaliento, no porque me considere poco apta para escribir, no, es por el poco reconocimiento que me rodea. Me interrumpen a cada momento, que si el pan, que si los niños, que dónde está mi chaqueta. ¡Qué poca conciencia! ¡Qué falta de consideración! Menos mal que mis ideas son infinitas y no soy de esas a las que enseguida se les van las Musas, sino que me fluyen a tanta velocidad que tengo que quitármelas de en medio. Pero no son formas ni maneras. Si he decidido ser escritora y pasar a la inmortalidad infinita de los lectores, ¡qué me respeten! ¡Pues no! ¡No hay manera! Y no será porque no soy sencilla, ni porque presuma de este don maravilloso con el que estoy dotada, no, es porque están empeñados en darme la lata. ¿Y por qué?
Pues porque no le dan importancia a mi talento. ¡Qué equivocados están! Ya se lo demostraré.
Seguí tecleando todas las ideas que me venían a la cabeza, para después hacer con ellas una especie de puzle, cuando me hicieran falta.
Ya tenía la información del registro del libro, de los permisos y todas esas cosas tan desagradables que nos toca pasar a los escritores para demostrar nuestro talento.
Acudían a mi mente títulos sonoros, agradables, largos, cortos, medianos, pequeños, realmente no era algo tan importante, según fuera avanzando descifraría como titular mi libro.
Preparé un café y seguí con lo mío. Desde aquel balcón podía observar como la lluvia barría la suciedad calle abajo, rebosando las alcantarillas hasta que se fueron formando pequeñas lagunas que impedían el paso a los viandantes que sin darse apenas cuenta, ajenos al tiempo, mojaban sus zapatos, maldiciendo después al encontrarse con los calcetines repletos de agua y suciedad.
¡No me gusta! Lo de los calcetines no me gusta nada de nada. Tengo que cambiarlo, es soez: Calcetines, es una palabra mal sonante, una tremenda ordinariez. Podría cambiarlo por calceta, pero, suena fatal. Ya sé, dejo lo de calcetines y pongo zapatos, eso queda bastante mejor. Zapatos lleva todo el mundo, calcetines no, sigo:
¡Leche! Zapatos ya lo he puesto no voy a repetir. ¡Que lata! A ver voy a pensar, hay que sustituir la palabra zapatos por otra ¡Piensa! ¡Piensa Sole! Ya está: Calzado, eso es, calzado. ¡Ay madre! ¡No me merezco a mí misma! ¡Qué futuro tengo!

soledad palao

Soledad Palao Sirés Vive en Villar del Olmo.( Madrid.) Casada. 4 Hijos, 4 nietos. Estudios: Enfermería. Estado actual: Vividora. Aficciones: Escribir por escribir. Frase favorita: Lo mejor está por llegar. Peli favorita: El padrino. Libro favorito: Los pilares de la tierra.

Últimos post porsoledad palao (Ver todos)

Deja un comentario