¿Pueden dos realidades contradictorias ir de la mano y aún así tener sentido? Sin duda sí y realmente no sólo lo tienen sino que una traspasa y aporta toda la realidad de sus matices a la otra cobrando una nueva dimensión. Realmente, que el sentido de una palabra pueda asociarse con su opuesto y crear una realidad armoniosa es algo que utilizamos tanto en el lenguaje coloquial como en el literario. Y claro, como no, tanTo gusta nuestro idioma de llamar exóticamente a estas piruetas lingüísticas, que en este caso no iba a ser menos: OXIMORON. Así se llama el fenómeno en cuestión que consiste en maridar significados opuestos.

Existen algunos pillados por los pelos pero realmente a la CERVEZA SIN ALCOHOL, por ejemplo, yo le pondría en la etiqueta: “está usted consumiendo un Oximoron”. No es el momento de entrar en el debate de si la “leche sin lactosa” es leche que podría ser otro caso.

Este “sí pero no” de la lengua lo encontramos remontándonos en el tiempo como género literario en aquella innovadora y transgresora “novela” para su tiempo que fue la TRAGICOMEDIA de La Celestina. Y es que realmente es cierto que se puede encontrar a veces el aspecto cómico en una tragedia y viceversa. Para ello no hay más que ponerse a pensar en eso duelos de cuerpo presente cuando pasadas ya unas cuantas horas de velatorio las lágrimas dejan paso a alguna risa en la charla y a algún chiste por lo bajito.

Gustavo Adolfo Bécquer también lo hizo presente en sus Rimas cuando decía torturado y torturante “y ¿por qué?, ¿por qué no brota sangre de la herida?… porque EL MUERTO ESTÁ EN PIE” (pido disculpas por transcribir en forma de prosa estos versos). Realmente los MUERTOS VIVIENTES no son exclusivos de las películas de zombis. Todos sabemos que a veces en vez de vivir y transitar por la vida, la vida nos pasa por encima y más bien sobrevivimos.

Todos conocemos SECRETOS A VOCES en el que el único que piensa que son mudos es el dueño del secreto. Y esto, como no, entronca con aquella SOLEDAD SONORA de San Juan de la Cruz donde sólo callando y quedándose a solas con uno mismo se puede escuchar mucho más. Es cierto, la soledad suena, y a veces a gritos.

Las palabras compuestas en el habla coloquial también se nutren de este recurso para expresar que una salsa o un momento pueden ser AGRIDULCES o que la vida, dentro y fuera de un escenario puede estar llena de CLAROSCUROS. ¿Significados incompatibles? En absoluto. Al fin y al cabo, todos compartimos esta plataforma de REALIDAD VIRTUAL que es Internet donde estando físicamente solos estamos realmente acompañados por todos cuantos nos leen. Las palabras que regalamos tan alegremente son una parte de nosotros que en ningún caso supone, como decía Fernando Fernán Gómez, un VIAJE A NINGUNA PARTE.

Mercedes E.M.

Mercedes E.M.

Amante desde niña de las palabras que encierran mundos y abren universos.
Mercedes E.M.

Últimos post porMercedes E.M. (Ver todos)

Deja un comentario