Olía a tierra mojada,
a simiente que esparce el viento,
pero sabía a yegua desbocada,
a amaneceres sedientos
de amor y de ganas.
Tuve suerte.
Lo reconozco.
La suerte de que me amara,
de que poblara mi tiempo
hurgando en mis raíces
con la flor de sus ramas.
Fue un amor de parques,
a solas, a escondidas,
en publico, a la vista,
ya sabéis,
de naturaleza salvaje,
nunca agazapada.
Me enseñó que el asfalto
mata las madrugadas,
que las yemas de los dedos
se hunden más
en la hierba parcelada
que aflora en nuestros cuerpos
si el lecho es suave,
si es territorio de siembra,
si es parcela abonada.
Y así fue nuestra suerte,
que huíamos de los pisos,
de viviendas opresoras,
y el amor nos sorprendía
en parques y arboledas,
en la fronda de vaguadas.
Cuerpos desnudos,
sombras amarteladas,
enredo de plantas abiertas
en caricias pausadas,
sin más abrigo que la piel,
sin más piel que el polvo
desprendido de la arena enamorada.
Y su tierra recubriendo
mis ardores
a la luz de su mirada.
Vaciándome,
desprendiendo mi ser
para ser parte de la tierra
que ocupaba.
Era mi Gea,
la diosa olvidada por los hombres,
fui pagano en su carne,
me convertí en el Calixto
que idolatraba a Melibea.
Sembró lo que sembré,
me esparció en suspiros
por su cuello,
respiré la savia
que me alimentaba,
me amamanté abrazado a sus pechos,
corrí con ella mis deseos
todas las mañanas.
Vergel de hojas perennes,
jardín donde solo había cemento,
olvido de olvidos
y continuo reencuentro
con mi conciencia redoblada.
Estatua en todos los parques,
que el aire la devuelve
en partículas y motas
de amor impregnadas.
No hay lápida que contenga
una vida enamorada,
será sepultura de deseos
y anhelos resueltos
a dentelladas,
será lo que hoy soy,
por ella,
olor a tierra mojada.

 

 

Del cómic temprano a la novela, también temprana. De ahí a la Literatura en mayúsculas, oficio obliga. Lector ávido. La escritura siempre, aunque se mostrase hasta hace poco en círculos íntimos y en sugerencias y en peticiones de personas allegadas. Surjo del círculo por la ilusión de un proyecto, dar voz a fotos y cuadros, crear historias escondidas en imágenes de otros creadores. Y una secuencia rápida de momentos, participación en certámenes de escritura en vivo, recitación de poemas en varios escenarios, participación en un programa radiofónico donde se unen música y poesía, introducción en el mundo slammer, y la creación ininterrumpida de poemas y relatos. Y siempre el deseo de que mi mente y mis manos sigan asociadas en este mundo de la escritura.

Últimos post porJavier Pintor Muñoz (Ver todos)

Open modal

Deja un comentario