5.00 Promedio (99% Puntuación) - 3 Votos

Hay silencios
que brotan de las palabras
como un resumen tácito
de todo lo dicho…
de lo evitado también.

Hay silencios
teñidos de rojo
que engalanan, labio carmesí,
el vestido con que abrigamos
las palabras que nos realizan.

Hay silencios
que no dicen nada,
pero que lo son todo,
que expresan en la infinitud del tiempo
el valor puntual de cada momento.

Hay silencios
que juegan con los ojos,
que bailan las miradas,
que insisten en el brillo fugaz
de una duda,
en la tristeza acuosa de una certidumbre.

Hay silencios
inexplicables,
como las palabras que lo contienen,
invisibles,
pero terriblemente corpóreos,
capaces de llenar espacios
sin fisuras,
abarcando lo inabarcable,
en un desprecio de formas y medidas.

Silencios,
silencios que nos forman,
que nos informan,
que nos conforman,
que nos deforman,

que juegan con nosotros
como nosotros con las palabras,
silencios que engalanan
el pensamiento almacenado,
el tropel de sentidos que se esconden
en los labios que no guardan aberturas,
en las gargantas que permanecen selladas.

Y tras los silencios,
la existencia siempre de las palabras,
mudas, violentas, apagadas,
señales de vida,
y, por eso,
a veces,
calladas.

Del cómic temprano a la novela, también temprana. De ahí a la Literatura en mayúsculas, oficio obliga. Lector ávido. La escritura siempre, aunque se mostrase hasta hace poco en círculos íntimos y en sugerencias y en peticiones de personas allegadas. Surjo del círculo por la ilusión de un proyecto, dar voz a fotos y cuadros, crear historias escondidas en imágenes de otros creadores. Y una secuencia rápida de momentos, participación en certámenes de escritura en vivo, recitación de poemas en varios escenarios, participación en un programa radiofónico donde se unen música y poesía, introducción en el mundo slammer, y la creación ininterrumpida de poemas y relatos. Y siempre el deseo de que mi mente y mis manos sigan asociadas en este mundo de la escritura.

Últimos post porJavier Pintor Muñoz (Ver todos)

Deja un comentario