5.00 Promedio (97% Puntuación) - 1 voto

Unas veces es la izquierda y otras la derecha. Las razones por las que se alternan son un misterio para mí pero no hay un solo día en que las dos contraventanas estén abiertas o cerradas a la vez. De día o de noche la oscuridad dentro de la casa siempre es absoluta. Eso es al menos lo que parece desde la calle.

Es una casa antigua y muy descuidada, pero es evidente que no está deshabitada. La pared de la habitación en la que descansa el cabecero de mi cama palpita cada día rítmicamente debido a los golpecitos que vienen del otro lado. Parecen seguir un patrón temporal entre uno y otro, como cuando alguien cuelga un cuadro y martillea dos o tres veces. La posibilidad de que sus habitantes estuvieran decorando las paredes la descarté pasada la primera semana en la que los golpes eran desaforados y constantes. Palpitó en mi sien la sensación de desesperación de una llamada angustiosa a una puerta cerrada a cal y canto. Harta de pasarme buena parte de las noches sin pegar ojo decidí hacer una visita para pedir, tan educadamente como el insomnio continuado me permitiera, que tuvieran en cuenta que vivo pared con pared y que me levanto muy temprano para trabajar. Al menos esa era mi intención… Nadie me abrió, así que opté por transmitir mi queja por escrito y dejar la nota en el suelo medio enganchada en una ranura ya que el buzón rebosaba cartas y publicidad abandonadas a su suerte desde hacía mucho tiempo.

Abren cada día la pequeña trampilla a ras de suelo por donde deslizan junto con la bandeja de la comida, papel y lápiz. Al otro lado de la pared en la que se apoya el cabecero de mi cama oigo música, alguien que habla por teléfono, puertas que se cierran y luego el silencio. Yo golpeo con mis nudillos ensangrentados cada noche con la esperanza, casi extinguida, de que quien vive ahora en mi antigua habitación escape antes de ocupar mi lugar…

Mercedes E.M.

Mercedes E.M.

Amante desde niña de las palabras que encierran mundos y abren universos.
Mercedes E.M.

Últimos post porMercedes E.M. (Ver todos)

Deja un comentario