0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Años de porfía en el vivir, dura batalla,
la frente enmudecida ante vítores cercanos,
deseos cumplidos, llenas de sangre las manos,
el aliento en sombra enfurecido que no calla.

Valentía y fervor cincelados en mi malla,
la pesadumbre del guerrero en mis pelos canos,
dos pasos al frente, siempre, pero nunca vanos,
mas ninguna duda sobre cuál era mi talla.

Y ahora, a mi vejez, y en cercanía, viruelas,
yo, que siempre salí victorioso en estas lides
empiezo a temer, amargura, una derrota.

El sutil amor, ruin, me ha envuelto en sinuosas telas
susurrándome al oído un frágil “no me olvides”,
y el miedo, tan cercano a la agonía, me azota.

Del cómic temprano a la novela, también temprana. De ahí a la Literatura en mayúsculas, oficio obliga. Lector ávido. La escritura siempre, aunque se mostrase hasta hace poco en círculos íntimos y en sugerencias y en peticiones de personas allegadas. Surjo del círculo por la ilusión de un proyecto, dar voz a fotos y cuadros, crear historias escondidas en imágenes de otros creadores. Y una secuencia rápida de momentos, participación en certámenes de escritura en vivo, recitación de poemas en varios escenarios, participación en un programa radiofónico donde se unen música y poesía, introducción en el mundo slammer, y la creación ininterrumpida de poemas y relatos. Y siempre el deseo de que mi mente y mis manos sigan asociadas en este mundo de la escritura.

Últimos post porJavier Pintor Muñoz (Ver todos)

Deja un comentario