4.00 Promedio (84% Puntuación) - 2 Votos

Un hombre soñaba una mujer. La mujer no podía soñar el hombre. El hombre caminaba, navegaba, reía y la soñaba. El hombre ascendía a montañas y edificios y no la soñaba. La mujer cantaba y no soñaba. El hombre aprendió el mecanismo del sueño y nunca más se elevó por encima de los ríos y los mares, ya no caminaba, no reía, solo navegaba. La mujer no conocía el deseo, no soñaba. El hombre quiso hacer realidad su sueño. Un día, mientras navegaba sobre aguas tranquilas la vio recostada en la orilla, junto a unas cañas, cantaba. El hombre pensó que aquella voz era parte de su sueño y remó hasta donde ella estaba, abrió sus brazos para atraerla hasta su barca. La barca se llenó de cañas, la mujer ya no estaba. El hombre soñó, mientras navegaba, que las cañas guardaban su canto. Las cañas se secaron y el sueño perduró.

Votar para el Desafio Nuevas versiones

Últimos post porIndependiente Trashumante (Ver todos)

Deja un comentario