Sus gritos desgarraron el gélido ambiente de la noche. Otra vez el sueño, el mismo sueño que frecuentaba su cama. Había desterrado de su reino la creencia en premoniciones, había prohibido la presencia en la corte de todos los visionarios agoreros que vivían de pronósticos ajenos. Había sufrido en sus carnes la violencia producida por una visión, por una percepción, por la ignorancia de un mundo sumido en el medievo,… y ahora acechaba su descanso nocturno la inquietud de una posible revelación. Y ese sueño se convertía en un duermevela agónico que arrastraba también sus días.
Acudieron, como siempre, los sirvientes, que ya no le preguntaban por el origen de sus gritos. Sabían de su fatídico sueño, pero no había sido posible averiguar nada más sobre él. Más tarde notificarían a la reina, de nuevo, que otra vez el descanso de su esposo había sido interrumpido por una pesadilla. Cinco meses ya de ese asedio nocturno, cuatro meses durmiendo en camas separadas para no turbar el reposo necesario para una futura madre, seis meses de embarazo.
Pero el rey no podía sufrir en silencio todos sus temores; tampoco podía evitar la incertidumbre que aquel embarazo causaba en su persona. Ya no separaba los sueños de la realidad, y evitaba conversar con los sirvientes y allegados que en sus ensoñaciones aparecían muertos, y evitaba el vino en las comidas, pues las tinajas de sangre recorrían los pasajes de sus pesadillas, y rehuía a su mujer, a su vientre lleno de vida… y de muerte.
Así, tres meses más.
Señor Segismundo, el príncipe ha nacido. Y la reina está bien, desea verle.
Los gritos de aquel ayo no despertaron a su amo, que decidió proseguir en sueño eterno la calma que aquellas palabras le habían proporcionado.

Del cómic temprano a la novela, también temprana. De ahí a la Literatura en mayúsculas, oficio obliga. Lector ávido. La escritura siempre, aunque se mostrase hasta hace poco en círculos íntimos y en sugerencias y en peticiones de personas allegadas. Surjo del círculo por la ilusión de un proyecto, dar voz a fotos y cuadros, crear historias escondidas en imágenes de otros creadores. Y una secuencia rápida de momentos, participación en certámenes de escritura en vivo, recitación de poemas en varios escenarios, participación en un programa radiofónico donde se unen música y poesía, introducción en el mundo slammer, y la creación ininterrumpida de poemas y relatos. Y siempre el deseo de que mi mente y mis manos sigan asociadas en este mundo de la escritura.

Últimos post porJavier Pintor Muñoz (Ver todos)

Comments

Deja un comentario