5.00 Promedio (99% Puntuación) - 4 Votos

Algo había cambiado. Un centímetro o un suspiro, no sabia exactamente qué, ni cuanto. Pero en la habitación se respiraba un halo intranquilo, como cuando alguien te espía y te vigila por la espalda.

Se giró sobre si mismo. Lo hizo un par de veces, esperando encontrar un psicópata asesino detrás de él, a su espalda, acechando y resguardado para estrangularlo. Pero no encontró nada de eso.

Sus pies se clavaron al suelo, como si desde el centro de la tierra una fuerza premonitoria le advirtiera de un gran peligro. Sintió la inmovilidad de su cuerpo, la rigidez de su cuello. Algo estaba pasando y no era nada bueno. Convencido de que alguien estaba dentro de casa, volvió a repasar la estancia con la vista.

Las cortinas no se movían. No se apreciaban zapatos bajo los visillos. Observó la puerta una y otra vez y comprobó que el cerrojo estaba echado.

¿Que diablos pasa aquí entonces?… Y llevándose las manos a las frente, vio claro el origen de su miedo

-¡No! ¡Otra Vez, Nooo! … ¡Me he dejado el niño en el super!

 

Marley

Un pequeña mota en un inmenso mundo, en constante cambio y evolución. Escribo juntando letras que forman palabras, en ocasiones dan lugar a mundos de color, en cambio otras, borrones de tinta sin forma... de todo ello se alimenta mi espíritu. Amo la música y el cine clásico, el olor que desprenden los libros y la tierra mojada tras la lluvia... Amo estar viva para poder seguir creando cualquier cosa que aporte amabilidad al universo.

Últimos post porMarley (Ver todos)

Comments

    1. Me voy a poner de tarea, escribir un relato que termine donde debería, es decir… Se conocen, se quieren, se casan y tienen hijos. Jo, ves… ya estoy pensando que en verdad no se conocían de na, que no se llegaron a casar porque el cura equivocó los papeles y acabó casando a los padrinos y que los hijos no eran de ellos porque se los cambiaron en Maternidad… Bueno mañana lo intentaré de nuevo, pero no prometo nada, jejejeje. Gracias Luisa!!!

       

Deja un comentario