5.00 Promedio (98% Puntuación) - 2 Votos

Arturo Ortega apareció un buen día en mi camino digital. ¿Qué es lo que me pasó con él? Algo muy raro: me pareció un escritor. Así, sin más.  Entonces empecé a leerlo. Con ese espíritu que hay en mí de científico loco, empecé a aplicarle  la duda metódica de Descartes para llegar al conocimiento. Ya, ya lo sé. La literatura no es lo mismo que la física o la biología. Pero quise poner en duda mis propias intuiciones y empecé a leerlo todo lo que vi de él, pero predispuesto en contra, tomando postura de abogado del diablo. Al cabo de un rato, eché mi espalda sobre el respaldo del sillón y tuve que reconocerlo. Mis primeras intuiciones se estaban confirmando. Era sólido, solvente, riguroso… ¡Había encontrado un escritor! Entonces me puse en contacto con él mediante el messenger y estuve por preguntarle: <<El  doctor Livingston, supongo.>>

Sabía que sería serio, y que podría ser para él difícil de aceptar el trato que nos caracteriza a la gente de Desafíos Literarios, que es algo así como un chute de amistad y confianza inmediatas. Pero  yo estaba dispuesto a comprender eso, que por otro lado es lo normal, lo atípico es lo nuestro. Resultó ganador de uno de nuestros desafíos y mantuve con él una interesante conversación en la que  me habló de sí mismo y de su novela, BOTAS DE HULE. No dudó en venir en a la presentación de nuestro libro de relatos, EL AÑO EN QUE ESCRIBIMOS PELIGROSAMENTE. Arturo pareció salir de allí transformado. Absolutamente convertido en  uno de nosotros. Para mí es un honor y un orgullo enorme contar con este caballero al que estoy seguro que le espera un gran éxito con una novela realmente muy completa e interesante.

 

1. Defínete si te atreves.

Soy una persona que se esfuerza en implementar el potencial que Dios me ha dado para ser feliz, en favorecer que los demás lo sean y en contribuir con mis capacidades a mejorar sus vidas mediante un legado que transcienda mi muerte. Cuando se falla en alguno de estos propósitos no se puede hablar de éxito en la vida. No obstante, siempre hay lugar para el arrepentimiento y el perdón, y vuelta a empezar. Yo he necesitado pedirlo muchas veces y reinventarme otras tantas para seguir adelante. Lo vivido me ayuda a escribir.

Efectivamente, soy cristiano y no me avergüenzo de aquello que creo.

2. Estás en un momento muy especial como escritor. ¿Me equivoco?

Siempre he escrito. Cuando me jubilé y tomé la decisión de escribir Botas de Hule, mi primera novela, fui consciente de que era imprescindible afilar otra vez mi lápiz. Lo hice. Creo que ahora estoy maduro para eclosionar como creador de historias. Detrás de cada una de ellas hay preparación, método, esfuerzo, tenacidad, sacrificio y anhelo de ser mejor escritor. Soy muy apasionado en todo lo que hago y esto se deja ver en cada uno de mis proyectos literarios.

3. He leído en desafiosliterarios.com varios fragmentos de tu novela y la definiría como ambiciosa e interesante. ¿De dónde ha salido la idea de esa trama que parece tener un buen ritmo, pero también cierta complejidad?

Debo empezar aclarando que lo publicado hasta el momento de Botas de Hule corresponde a un borrador anterior al texto definitivo. La propia novela explica en sus comienzos que es una historia inspirada en acontecimientos que fueron o pudieron ser reales. ¿Qué es real? La presencia de una enfermera española que respondió en 1979 al llamado del Frente Sandinista para que profesionales sanitarios y maestros acudiesen a Nicaragua para revertir la caótica situación que dejó tras de sí Somoza, y años después formó parte del movimiento guerrillero M19 de Colombia. Botas de Hule no es la biografía de Isabela, personaje inspirado en ella, aunque estoy seguro de que se reconocerá a lo largo de la misma, pero al crear este personaje me he esforzado en preservar su intimidad y anonimato. De todo aquello que ella me compartió en su día surgió la semilla de esta novela. Detrás del relato hay tres años de documentación e investigación. Todo lo que se cuenta si no fue pudo ser real.

4. ¿Hay cierta dosis de violencia en tu novela?

El trasfondo de la novela es una España donde los atentados de ETA están presentes, una Nicaragua donde ha triunfado una revolución enfrentada por la Contrarrevolución financiada por los EEUU, y una Colombia donde los movimientos guerrilleros intentan provocar cambios sociales y políticos mientras son combatidos por el ejército. Sería impensable que las dos protagonistas no se vieran inmersas en situaciones violentas, a veces muy violentas. Pero también hay lugar para el amor, la bondad, la amistad, la fe, la redención y la esperanza en Dios. Desprende un perfume positivo a medida que se acerca a su final, que es lo que permanece en nuestro mundo interior cuando finalizamos la lectura.

5. ¿Tu novela es para pasar el rato distraído, para dar placer o la sensibilidad estética, para transmitir valores, para reflexionar…?

Por encima de todo, Botas de Hule huye del panfleto. Sin embargo, no me avergüenza admitir que enfrenta el “realismo divino”. A lo largo de la historia Él está presente: la mayoría le ignora, o tienen ideas equivocadas sobre quién es Él; unos pocos le reconocen en los acontecimientos y actúan en consecuencia. Me limito a presentar los hechos tal y como son, sin añadir juicios de valor. Es una novela que se lee de un tirón, entretiene y permite reflexionar en situaciones que pueden tener coincidencia con nuestras propias vivencias, aunque no sean tan dramáticas. Es por tanto una novela de valores cristianos que puede interesar e interesa a todos los lectores, aún a los no cristianos.

6. La maldición es un tema dominante en tu novela ¿Por qué?

Irune, la otra protagonista de la historia, plantea un sofisma en el inicio de la novela: asume que Dios es malo e injusto, y desde esa falsa premisa juzgará todo lo que le sucede como una maldición divina. De esta manera induce al lector a considerar que sobre ella recae un castigo que no merece. Además, lo presenta a Dios como un ser cruel porque la ha impulsado a creer que Él estaba interviniendo en los acontecimientos para que terminaran de mejor manera, para finalmente descubrir que esa convicción era una falsa percepción subjetiva. Creía hablar con Dios, pero Él no intervenía en la conversación. No era un diálogo.

El planteamiento de Irune es erróneo y falso. Todo lo que ella padecerá a partir del estallido de la bomba no será una maldición, un castigo injusto de Dios, sino el resultado de una decisión que jamás debería haber tomado: colocar la bomba y esperar que la magia de Dios la librara de las consecuencias. Su incapacidad para ver esto y asumirlo, la hundirá en la desesperanza del sufrimiento injusto.

7. En tu novela siempre llueve. ¿Es un fenómeno atmosférico propio de los escenarios tropicales o tiene algún otro propósito literario?

Efectivamente, las tormentas tropicales son habituales en estos países y casi siempre llueve, pero en Botas de Hule son además un guiño a los lectores cristianos, habituales de la Biblia. En 1ª Reyes 19 se narra un episodio del profeta Elías, escondido en una cueva, al que se le invita a salir porque va a tener un encuentro con Dios. El texto narra una serie de fenómenos atmosféricos terroríficos que anuncian la presencia divina, pero ninguno de ellos es Dios. Finalmente, un silbo apacible predispone al asustado Elías para que pueda escuchar la voz divina.

La novela empieza con una tormenta que hace caer al suelo a Irune, y desde ese momento la acompañara siempre: continuamente llueve sobre ella o tiene nubes oscuras sobre la cabeza, y tiene la percepción de que los fenómenos atmosféricos son manifestaciones de la cólera divina y de la maldición a la que la ha castigado. Al final de la novela reaparecerá el mismo silbo apacible que escuchó Elías en la cueva.

8. ¿Te documentas en la lectura, en viajes, escuchando historias de la vida real o simplemente recoges los datos que te dicta tu fértil imaginación?

La narración discurre por países que no conozco y con acontecimientos que en su día yo seguí desde lejos. La enfermera real me concedió varias entrevistas. Los datos que ella narraba los contrastaba con abundante documentación. Mi “fértil” imaginación, como tú dices, hizo el resto. Ha sido un trabajo arduo, pero que me ha llenado de momentos muy felices. Cada capítulo con sus escenas podía ocuparme todo un mes, sin embargo el final de la novela lo escribí de un tirón, prácticamente en un solo día, conmovido por lo que tecleaba sin descanso y al releer lo escrito no pude contener las lágrimas. Reflejaba exactamente lo que deseaba contar cuando soñé con esta historia, y aun lo superaba con creces, y le di gracias a Dios.

9. ¿Te obsesionan tus propias historias?

Mientras escribo cualquier escena, mi consciente y mi inconsciente trabajan al unísono. Por eso mi mujer me recrimina que estoy siempre en las nubes y mis sueños están repletos de imágenes que terminaran por convertirse en palabras. Durante días puedo estar luchando por encontrar la palabra exacta que mejore radicalmente el texto escrito. No existe trabajo más esforzado ni valiente que la edición de cualquier texto, pero nada produce tanto placer ni satisfacción que cuando se alcanza la excelencia que se persigue.

10. ¿Qué es exactamente lo que te hizo querer comunicarte escribiendo?

Desde muy niño he sido un “cuentahistorias”. En segundo de bachillerato descubrí que podía escribirlas y que gustaban no sólo a mis compañeros sino también a la profesora de lengua, que en cada clase me hacía ponerme de pie y leer lo último que había escrito. Descubrí la fascinación que en otros provocaba el uso adecuado de las palabras. Desde entonces no he dejado de escribir.

11. ¿Eres metódico o te dejas llevar a la hora de escribir?

Soy muy metódico. Escribo la sinopsis completa con el principio y el final. Defino cada escena con su correspondiente sinopsis. Creo una ficha de los personajes principales. Establezco la línea temporal que se convertirá en documentación de consulta: cada año, cada mes y a veces cada hora están definidos para la trama y los personajes. De un vistazo compruebo la edad y situación de cada personaje y los acontecimientos locales, nacionales y mundiales que tienen lugar en ese momento. Nada es al azar, pero al finalizar el primer borrador se reajustan “las miguitas de pan” para sorprender al lector y todo encaje.

12. ¿Tienes algún tabú o algo sobre lo que jamás escribirías?

Todo lo humano me es cercano y me interesa. En el relato de Botas de Hule no me cohíbo cuando describo relaciones sexuales, aunque procuro afrontar estas situaciones con elegancia.

13. ¿Cómo conociste desafíosliterarios.com y qué es lo que te hizo querer formar parte?

Yo no descubrí desafiosliterarios.com, Enrique Brossa me descubrió y contactó conmigo por Messenger. Me preguntó si era escritor y me ofreció potenciar mi carrera literaria a través de desafíosliterarios.com. Inmediatamente me deje seducir por él, como tantos de nosotros ¿no?, y al poco tiempo publicaba en mi propia columna. Siempre le estaré agradecido por haberme captado para un colectivo tan mágico como he tenido ocasión de comprobar en la presentación del segundo volumen: “El año que escribimos peligrosamente”. Admiro a todos mis compañeros y me siento apreciado, como también todos ellos lo son para mí.

14. De pequeño soñabas con ser…

Primero, periodista. En Valencia no había escuela de periodismo. Me resultó más fácil estudiar Filosofía y Letras. De adolescente soñaba con ser un gran novelista.

15. ¿Tienes algún objeto fetiche o talismán en tu mesa de escribir?

Me gustaría decir que sí y mostrarme “original”, pero solo tengo el PC (siempre escribo en el ordenador), el portátil para documentación y una estantería con diccionarios sobre el uso del español, ideológico, etimológico de la lengua castellana, sinónimos y antónimos, corrección de estilo, y numerosos libros y apuntes de consulta y documentación.

16. ¿Sigues algún ritual antes de ponerte a escribir?

El más sofisticado de todos: que mi mujer y mis nietos me permitan quedarme a solas, aunque sea un momento, y que las interrupciones sean las menos posibles. Cuesta trabajo finalizar la frase cuando la dejaste a medio terminar y retomar el hilo, minutos u horas después, de lo que deseabas contar. Exagero un poco pero hay mucho de verdad en lo que digo. No es tan complicado: sujeto, verbo y predicado, Nacieron para ir juntos y no deben sorprenderse cuando se reencuentran después de haber estado perdidos, por tiempo indefinido, unos de otros…

17. ¿Te pertenecen todas las frases que has escrito o sientes que has copiado un poco alguna vez?

El término plagio es muy fuerte. Cuando has leído, estudiado y admirado a un autor, y son muchos, y relees aquello que has escrito, te descubres utilizando palabras y frases que te retrotraen a la obra literaria que te impactó. Mi reacción es sentir que les rindo homenaje. Al citar de memoria, creo que no les robas nada que es únicamente suyo. Me gusta la frase de que “avanzamos sobre hombros de gigantes”.

18. ¿Te gusta el momento literario actual? ¿Por qué?

Es un momento apasionante, no sólo para los autores consagrados sino también para aquellos que sienten deseos de aprender a escribir, y aun muchos otros que además se animan a escribir una novela. Hay verdadera pasión por la escritura creativa. Abundan por doquier los cursos. Es imprescindible tener el lápiz bien afilado y yo recomiendo vivamente los cursos que imparte Enrique Brossa.

19. Para finalizar, ¿cuál es tu próximo proyecto?

Estoy documentando las luces y las sombras de una pequeña comunidad evangélica española, desde el comienzo de la guerra civil hasta la muerte de Franco. Fueron tiempos difíciles de persecución y amenazas, en los que eran imprescindibles la fe y la confianza en Dios. La novela también contempla la aparición de las iglesias “Filadelfia” dentro del pueblo gitano y el gran despertar espiritual que para ellos supuso este acercamiento a Dios. Está inspirada en acontecimientos que fueron o pudieron ser reales.

Todo empezó en facebook, cuando Enrique Brossa creó Taller de Relatos y Soy Taller. Un día facebook "se cargó" su perfil. Ahora ya hemos superado los miles de amigos que estamos alrededor de la creación de esta website para nuevos escritores que es desafiosliterarios.com. Respecto a lo de miles de amigos, que la palabra miles no destaque más que la de amigos, que es la importante. Aquí disfrutamos nuevos escritores y lectores unidos. Puedes encontrar talleres literarios, libros, lecturas,una red social, correcciones, podcast, vídeos y ayudas para triunfar con tu libro, organizar el lanzamiento de tu obra.... Y montones de proyectos en los que encontrarás el apoyo unánime de todos. Hasta te podemos organizar un crowdfunding. Cuando decimos que lo que te cuento es solo el principio, los que nos conocen saben que esto es exactamente la verdad. Rechaza imitaciones, porque nosotros vamos mucho más allá. ¿Se te ocurre algún motivo para que te quedes fuera de todo? A mí no. Regístrate y publica aquí de una vez, que te necesitamos.