Mari Pili, mujer devota, exultante y optimista, se levantó radiante aquel día con esa sensación extraña, que a veces le viene a uno, de abrazar…