Mi calle

13.11.2017 1

La noche se prestaba a nuestros planes, que no eran otros que el robo. Y no se trataba de una sustracción al uso, de materiales…

Las estrellas alumbraban los sueños del caballero, conocedoras de su afán por deshacer entuertos y amparar al necesitado. Próximo estaba el amanecer que le brindaría…