No descansaba el sol aún sobre la cima de la montaña cuando apareció Eulogio Montesinos en la plaza buscando al alcalde. - Venanciooo, gritaba siendo…