El encuentro anual

El encuentro anual

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Cuando Esteban entro en el grupo acompañado por nuestro amigo Luis, no tardo en caernos bien a todos. Y en poco tiempo se hizo querer como uno más de nosotros. Era sin duda un chico muy amigo de sus amigos y defendió a nuestro grupo a capa y espada de cualquier ofensa desde el primer día. Podría decirse que se integró de tal manera que al cabo de unas semanas parecía como si lo conociéramos de toda la vida. Nos hacía reír muy a menudo con sus chistes, bromas y ocurrencias. Recuerdo un día en concreto que se puso maternal y nos hizo acercarnos a su lado con la intención de contarnos algo importante y delicado que no había contado nunca a nadie. Cuando nos acercamos envueltos por el aura de misterio que creo y pusimos nuestros ojos atentos a su rostro, a la espera de oír lo que tenía que contarnos, nuestro amigo levanto la rodilla y oímos el sonido de un pedo de ametralladora de esos que no parecen terminar y las carcajadas de nuestro amigo a continuación. Tal vez eso os parezca ofensivo y de mal gusto. Viniendo de Esteban seguro que no os lo parecería, aunque os parezca imposible. Ni las chicas se ofendieron y aunque todos protestamos y le dimos un empujón tras otro, no recuerdo haber reído nunca tanto y ver a mis amigos llorando de risa sin poder parar y acabando por reír de las propias risas. Esteban era así. Tenía carisma, personalidad y sentido del humor. Sus bromas que no eran para nada pesadas y si sorprendentes, te hacían gozar de momentos muy graciosos e inolvidables. Recuerdo el día de su terrible muerte con suma tristeza y de cómo todos sin excepción nos reíamos mientras él con un ataque de digestión, se hundía en el lago después de hacernos distintas parodias de alguien que se ahogaba. La fecha de su fallecimiento, ha hecho que nos juntemos todos siempre sin excepción desde hace 30 años, para recordarle con sumo cariño

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
TENGO QUE MARCHARME

TENGO QUE MARCHARME

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

 

Como bruma que disipa las olas
Como el viento que escampa las hojas
Como las olas que huyen después de besar la arena
Como las hojas que abandonan el árbol
tengo que marchame
Como el árbol, que arranca el viento,
como el mar, que se lleva la arena.
Por culpa de ese beso, que no me diste
ni entre las hojas,
ni en la arena,
ni bajo el árbol
ni junto a las olas.
tengo que marcharme.

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
ME IMPORTA

ME IMPORTA

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

 

No me gustan,

los que siempre están en guerra.

Los fanáticos,

los que todo lo saben,

los que no escuchan.

Desconfió de los que no hablan

o hablan demasiado.

Que no te miran a los ojos

y te repasan con su mirada

Aborrezco las imposiciones.

Las banderas,

los ejércitos,

las legiones

No me importa de donde son las gentes.

Donde nacieron.

en que planeta

en cuales regiones

Me importa de qué pasta están hechos,

lo que sienten sus corazones.

Que la humildad y la gentileza de sus palabras

estén llenas de amores.

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
Amor nocturno

Amor nocturno

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Cuando te pierdo de vista me entristezco.

Vuelo por otros continentes solo pensando en ti. Imploro durante ese corto viaje, que el tiempo me permita verte a mi vuelta.

Que las nubes no me oculten tu belleza. Salgo como todas las noches deseando contemplar tu grandeza.

Día tras día me he ido enamorando de ti.

De tus azules y acostumbrada calma mi amado.

Tú, siempre alegre y con hermoso oleaje, mar Mediterráneo.

 

 

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
Me importa

Me importa

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

No me gustan,

los que siempre están en guerra.

Los fanáticos,

los que todo lo saben,

los que no escuchan.

Desconfío de los que no hablan

o hablan demasiado.

Que no te miran a los ojos

y te repasan con su mirada

Aborrezco las imposiciones.

Las banderas,

los ejércitos,

las legiones

No me importa de donde son las gentes.

Donde nacieron.

en que planeta

en cuales regiones

Me importa de qué pasta están hechos,

lo que sienten sus corazones.

Que la humildad y  la gentileza de sus palabras

estén llenas de amores.

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
Sonrisas

Sonrisas

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Cuando era un chaval, tenía un compañero de juegos al que siempre me alegraba mucho ver. Pasábamos juntos el poco tiempo que su madre le dejaba estar en la calle. El motivo de dejar lo que estuviera haciendo o con quien, para estar con él, no era otro que la sonrisa con la que bajaba a jugar, ofreciéndomela todo el tiempo que pasábamos juntos. Su sonrisa me ponía de muy buen humor. Esa sensación de felicidad me contagiaba al instante, me duraba incluso hasta mucho después de que desapareciera al oír los gritos de su madre llamándolo desde el balcón. Tal vez por ese motivo, poco a poco y definitivamente cuando se cambió de barrio y lo dejé de ver, me quedé con la expresión de sus labios y la hice mía. Un tiempo más tarde, perdí mi nombre por ese motivo y pasé a responder al apodo de “Sonrisas“ durante muchos años. Aunque al hacerme más mayor e ir cambiando de amigos volví a recuperar mi nombre, ya jamás perdí la expresión de mis labios de juventud robada.

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
A %d blogueros les gusta esto: