TAL VEZ, NADA MÁS QUE UN IMPOSTOR. Tercera parte y fin.

En aquel momento se arremangó el pijama con unas manos menudas, surcadas de venas y pude verle el...

Lee mas