Picados todos por el gusanillo de la curiosidad científica, y empapados de historia del arte, los “ratones de biblioteca” del Instituto para la Conservación y Restauración…