Cuando él tomaba su pluma, las hojas de papel impolutas se impregnaban de sentimiento, de mil historias, narradas con la sabiduría de quien sabe hacer las cosas bien. Letras y más letras, plasmadas en mil colores, impregnaban un cuaderno que, entre consulta y consulta, se encargaba de llenar.
En apariencia un adulto, en el alma siempre joven, en sus escritos un niño desbordante de imaginación. Yo pienso en él y lo veo, tumbado siempre en el suelo, dejando correr su pluma con una sonrisa abierta desde la comisura de sus labios, rellenando con ironía las páginas del cuaderno. Y a su alrededor, como fiel compañera de viajes, la música siempre presente llenando la inspiración.
Cuando él escribía, conseguía ejercer sobre ti una especie de magia, algún extraño sortilegio que te mantenía enganchado a sus letras, una fuerza magnética impresa en la tinta de sus historias que hacía que siempre necesitases más.
La tinta que cargaba su pluma se fue secando poco a poco, con una lentitud aterradora. Dejó de verter palabras y se fue difuminando entre volutas de niebla de un día de primavera. Entre las flores de almendro volaron las mariposas que salieron de sus letras. El cielo azul se llevó, entre colores, al firmamento otra estrella.
Él ahora nos mira y sonríe, inventado alguna historieta. Qué suerte que tiene el cielo, de albergar entre sus nubes, a una nueva alma poeta.
Por suerte para nosotros, siempre quedarán sus letras.

Él, Antonio Llamas.
In memoriam
Echaremos de menos este año tu wiwichu, compañero.

Madrileña de 40 años. Financiera de profesión, escritora de vocación. Escribo todo lo que pasa por mi mente, dando rienda suelta a esa dosis de locura que todos llevamos dentro, sin encasillamientos. Me encanta partir de una imagen para crear un texto. Y aquí estamos, intentando cumplir mi sueño de la infancia, reinventándome cada día un poquito más. Pero, sobre todo, aprendiendo. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir...

Últimos post porAna Centellas (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario