5.00 Promedio (98% Puntuación) - 3 Votos

Se quedaron en silencio todos los mares, las olas se murieron antes de tocar la arena, naufragaron todos los barcos y navegantes, la vida bajo el agua se extinguió.

El sol tembló en la cúpula celeste, la luna en un bolsillo quedó turbada y escondida, las estrellas brillaron aún con más fuerza, los astros se fueron apagando con tan solo escuchar el llanto que salía de tu voz.

La tierra se quebró con un quejido, el soplido de los vientos feneció, las lluvias quedaron ahogadas en sus propias gotas, el hielo se deshizo al sentir tu calor.

El mundo entero se vio nacer de nuevo, una nueva estación apareció, las flores estallaron en miles de colores y todo sonido se volvió en mis oídos canción.

Todo esto ocurrió el día en que tú naciste, el mismo día en que el mar en silencio se quedó.

Madrileña de 40 años. Financiera de profesión, escritora de vocación. Escribo todo lo que pasa por mi mente, dando rienda suelta a esa dosis de locura que todos llevamos dentro, sin encasillamientos. Me encanta partir de una imagen para crear un texto. Y aquí estamos, intentando cumplir mi sueño de la infancia, reinventándome cada día un poquito más. Pero, sobre todo, aprendiendo. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir...

Últimos post porAna Centellas (Ver todos)

5.00 Promedio (98% Puntuación) - 3 Votos

Deja un comentario