Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Te propongo un juego,
tú liberas tu risa,
mientras yo me entretengo,
en hacerle cosquillas
con trocitos de viento,
al aire que respiras
y a todos tus momentos.
Y si encima me miras,
con esos ojos nuevos,
yo le digo a la vida
que te aprenda en cuclillas,
que no te tenga prisa,
ya hablo yo con el tiempo.
Y cuando me lo pidas,
le arranco un rayo al sol,
para si te constipas,
y te asalta la tos,
y te duele la tripa,
y se cuela en tu voz
el frío, y te tirita,
encenderte el calor,
alumbrar tu sonrisa,
y devolverle el color
a tu cara bonita.
Y ya me encargo yo,
si te quedas dormida,
de estar ojo a vizor,
por si las pesadillas
despiertan tu temor,
mecer en mis rodillas
diez sueňos de algodón,
con cien hadas madrinas,
mil duendes, y un millón
de besos y caricias,
llegando en pelotón
a ocupar tus mejillas.

Tercer poema para Diana, aún no tienes dos aňos y ya ocupas medio mundo.