Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Hay cinco principios de sabiduría que el maestro de reiki Usui nos legó para mejorar nuestra vida. Son éstos:

Sólo por hoy, no me enojaré

Sólo por hoy, no me preocuparé

Sólo por hoy, seré agradecido/a

Sólo por hoy, trabajaré duro sobre mí mismo/a

Sólo por hoy, seré bondadoso/a con todos los seres

Intento practicarlas, pero hoy no me han funcionado. ¿Quizás mañana….?

 

Sólo por hoy, no me enojaré

De momento no he cumplido el primer precepto. Hoy me he enfadado nada más llegar a la oficina y ver que no me funcionaba la impresora. Imprime mal y se come el papel. Solo hace una semana que le han hecho una revisión y ya está estropeada de nuevo. He llamado al servicio técnico y he discutido con ellos porque no me han dado una solución. Vendrán a arreglarla, eso me han dicho, pero no cuándo. Y esto me lleva al incumplimiento del segundo consejo:

Sólo por hoy, no me preocuparé

Pues estoy preocupada porque si no me la arreglan hoy, con eso de que es agosto y están saturados de trabajo… con la jornada intensiva…. y que mañana ya es viernes… me veo con la impresora averiada hasta el lunes, como mínimo.  Esto supone un retraso en la facturación mensual, a lo que hay que añadir el enfado de mi jefe y un montón de trabajo atrasado con las vacaciones en puertas, lo que me lleva al tercer precepto:

Sólo por hoy, seré agradecida

¿Cómo voy a agradecer que se haya estropeado la impresora, si eso me va a producir un importante trastorno en mis planes inmediatos de trabajo y vacaciones?¿A quién se lo agradezco? Al técnico que no la arreglo  en condiciones, a mi jefe que me va a echar la bronca, o a mi que no había previsto que me podía ocurrir algo así. Así es que:

Solo por hoy, trabajaré duro sobre mi misma

Voy a hipnotizarme, para autoconvencerme de que esto no está ocurriendo,  que sólo es un producto de mi imaginación. Saldré por la puerta de la oficina y volveré a mi casa. En una palabra, voy a rebobinar mi día y quizá encuentre el motivo por el cual me está pasando esto. ¡Ummm….! Creo que ya lo sé.  El cuarto consejo es difícil de cumplir…. a veces

Sólo por hoy, seré bondadosa con todos los seres

Cuando ayer por la tarde, llegué asfixiada al barrio después de aguantar dos horas en el coche, a pleno sol a causa de la caravana que se forma  casi todos los días, encontré al vecino del quinto que aprovecha para sacar al perro después de la telenovela. Justo me vió y esperó a que llegara para subir conmigo en el ascensor. Creo que me tiene pillada la hora. ¡Maldita la gracia que me hizo! El chucho que, nada más verme se precipita  sobre mí, según dice él, porque le gusto, me  olisquea por todas partes llenándome de babas. ¡No lo aguanto! Claro que la culpa no la tiene el animalito sino su dueño que no lo sujeta con la correa, y no me sentí especialmente bondadosa con él. Habría preferido que no me esperase para abrirme la puerta del ascensor porque él sí que estaba haciendo una buena obra, ya que yo  venía cargada de bolsas del supermercado de al lado.

Así es que, esa falta de bondad mía hacia mi vecino y su perro, ha debido de ser el detonante de lo que hoy me ha pasado con la impresora…. seguro.

He de tener más cuidado. Esta tarde cuando me los encuentre… porque me los encontraré, le pondré a mi vecino la mejor de las sonrisas, le daré las gracias por su amabilidad al abrirme la puerta del ascensor y soportaré los olisqueos de su precioso perro.

Puede que así mañana, las cosas me vayan mejor y cuando llegue a la oficina me estará esperando el técnico de la impresora. Quizá mi jefe no venga temprano así, para cuando llegue, todo estará en orden, el trabajo en marcha, y mis vacaciones sin el peligro de quedar mermadas en algún que otro día.

¡Qué cruz, por dios…!

 

Photo by pcambraf

Photo by argaldo