Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

 

Tienes un mensaje nuevo.

 

—Perdona si te he molestado, es que conozco muy bien a la persona que ha tergiversado tus palabras, me ha extrañado su reacción, es muy buen hombre, de verdad, no sé qué le ha podido pasar.

—No se preocupe, es que en según qué temas soy algo susceptible.

—Pues no se hable más, creo que te ha malinterpretado, por cierto, me ha encantado saludarte de nuevo.

—A mí también, gracias de nuevo, caballero.

—La próxima vez prometo llevar la armadura, para defender mejor a una dama, como esta se merece.

—Jajajaja.

 

Conversación de chat finalizada.

 

Rhona se quedó algo extrañada por aquella súbita aparición, desde aquella vez que le había dicho lo de la colaboración, no se había vuelto a pronunciar. Ella estuvo tentada de enviarle un mensaje preguntando si seguía en pie lo de la galería, pero su natural timidez se lo impidió.

Habían pasado bastantes días desde la última conversación y Rhona aunque no quería hacerlo, no podía evitar una sonrisa al pensar en aquel personaje tan extraño, aquel caballero sin armadura, aunque había prometido llevarla la próxima vez, en fin, parecía ser que no habría próxima vez.

 

 

 “Tienes un mensaje nuevo”

 

Hola, espero no molestar. —Era Jaime de nuevo.

 

Rhona después de haber pasado algunas semanas desde su última conversación, ya no esperaba más mensajes de aquel extraño personaje, que aparecía y desaparecía como el Guadiana. Se había puesto nerviosa, ¿le pediría por fin colaborar en su galería? Estaba insegura, no sabía cómo tenía que tratar con este tipo de personas, llevaba tanto tiempo desconectada del mundo real que aquello era un soplo de aire fresco y no se iba a engañar a sí misma, le encantaba que se hubiese acordado de ella después de tantos días.

 

Hola —fue su escueta respuesta al cabo de casi diez minutos de indecisión.

—¿Las vacaciones bien? —preguntó Jaime, seguramente por entablar conversación, pensó ella.

—Este año han sido diferentes de otros años, un poquito más light, pero en general bien.

—Bueno, así hay más de uno. Por cierto, tienes un muy buen español para ser colombiana.

—¿¿¿Colombiana??? Jajaja, ¿de dónde saca eso?

—Pues no lo sé, perdona si te ha molestado, creí que eras colombiana, que tontería… Por cierto, ¿podrías tutearme? Creo que ya somos amigos ¿no?

—Ningún problema, no me enfado por nimiedades, tranquilo.

—Ningún problema a mi desliz o a lo del tuteo.

—A las dos cosas.

—Te tengo que dejar que estamos preparando exposición y voy cargado de trabajo, un beso.

 

Después del beso, le envió la foto de una rosa, lo cual descolocó completamente a Rhona, que se quedó sin palabras.

Adiós —fue lo único que acertó a escribir.

 

Conversación de chat finalizada.