Clica para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

Esta mañana encontré en un cajón, aquel cofre de madera donde guardaba cada una de tus cartas de amor. Ahora la caja luce vacía, ya no están aquellas cartas escritas, el tiempo y tu ausencia las borró. Pero cariño, en el aire, al destapar toda aquella melancolía, un perfume a lo nuestro se liberó. Y se enredó en mi pelo, y se llenó la estancia de amor y nostalgia. Y cerré los ojos, aspirando el perfume, y pude sentir tus labios en los mío. Y el tiempo que pasaba veloz frente a mi puerta, de camino a la tuya, me besó.

De Elsa Cani

Para Marco, mi amor de aquel verano de 1982

Carta enviada para San Valentón