Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Escuecen los deseos de tenerte cerca.

Son vanales las torturas cuando te alejas, sabiendo que las luces aunque apagadas de un frio invierno, te devolveran a este seno que siempre te acoge.

Te vivo en la distancia, siguiendo el torrente de emociones que controlan el abismo en que me hallo.

La fuerza que mantiene unidos lazos que nos condenan, dediva de la atracción por lo prohibido, el sin sentido expuesto en deseos que nunca se reprimen.

La pasión exprime el jugo de una razón que no quiero sentir.

La espera del nuevo encuentro, es repugnante para una culpa que ya no importa. El egoismo nos arropa con una perpetuidad que molesta ser pensada.

Carmen Escribano.