Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

HE APRENDIDO

He aprendido a olvidar que en la vida no todo se olvida. Que los añorados recuerdos pertenecen al pasado y que el pasado nunca vuelve. He caminado descalza durante noches enteras y fueron las estrellas las que me enseñaron lo hermosa que es la vida, y que la luna alumbró los senderos que se hallaban en el abismo.
También compartí distancias en las que la vida me puso a prueba, y que solo el destino fue el único que eligió sin más.
He visto crecer a un árbol cuyas resecas raíces habían desvanecido y con un poco de amor y paciencia afloraron ramas verdes como la esperanza, y he comprendido que cuando las aves cantan no es solo para deleitar nuestros oídos, si no que hay que distinguir su canorar reclamando a los de su especie.
He construido una torre inmensa de preciosos sentimientos que me invaden cada día y refuerzan mi vida, y he llorado en la distancia por algún amor perdido, descubriendo -que cuando lo haces vacías el alma de lágrimas, y tu ser se queda en paz.
He gritado sobre un cerro -en el más alto de todos-, cuando necesitaba desahogar mis emociones que se volvieron neutrales quedándome en la gloria, y he guardado silencio cuando he debido hacerlo.
He recordado canciones de la infancia que me han transportado al pasado como si fuera una niña, y he bailado a paso lento con el hombre de mi vida apoyando mi cabeza en su hombro y que me ha enseñado que en l a vida no todo es vivir para sufrir, si no reír para gozar y amar para ser amado.
He visto amanecer sobre el horizonte un espejismo en el que la humanidad se abrazaba, y he respirado los pétalos y el aroma a jazmines donde solo había barro.
He compartido sonrisas, alegrías,tristezas, inquietudes y nunca lo olvidaré. He peleado por algo que sé que la vida me lo debía y he ganado batallas sin apenas mover un dedo.
He llorado, he reído, he luchado, he esperado y he cambiado todo cuanto tenía para ser feliz, y me han mentido, me han humillado, me han utilizado, y a cambio he perdonado pero jamás he olvidado.
He sentido noches de angustia, de dolor, de desesperación, de desolación y de amargura y he luchado por algo que jamás sé que tendré, pero a cambio la vida me ha dado cosas tan bellas y tan hermosas como son mis hijos.
¡Ellos! ¡Ellos! Son el aire que respiro. Mi alegría, mi sustento del día a día, mis motivaciones. Ellos son un trozo de mi cuerpo que se desprendieron de mí. Son mis anhelos, mis fantasías, los sueños despiertos en mí y mi locura. He aprendido que merece la pena haber sufrido, gozado y disfrutado.
Los amo con ternura y con todo mi corazón.

© M.J.T.M.