Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Ten mucho cuidado cuando te violen.

Trata de no parecer sumisa, forcejea,

escupe en sus caras.

Haz saber que no te gusta.

Que quede claro,

o que haya testigos que aseguren que tu testimonio es cierto.

Sobre todo, haz saber a tus violadores que te están violando,

que no lo confundan con un juego,

o con un coqueteo de viernes por la noche.

¡Chica! Que no se te escape detalle, apúntalo todo,

y recuerda: es por tu bien.

Sigue atentamente las normas para situaciones extremas.

Ah, si… Grita, mujer.

Que no se te olvide gritar ante tus violadores,
aunque estés muerta de miedo.

No cometas la imprudencia de lavar tus heridas,

No seas tan paranoica.

No olvides que habrá un juicio,

y que su señoría es un hombre de los que ya no quedan.

Un caballero,

(y muy justo)

y puede pensar que provocas.

Cuida, además, de todo lo contrario:

no trates de resistirte.

No levantes la cabeza, siquiera.

Agáchate, sométete y no digas nada.

Sonríe incluso, no sea que acabes muerta.

Y luego corre y denuncia,
ante todos esos hombres con pistolas.

Cuéntales cómo te sientes.

Pero hazlo alegremente,

que no parezcas tú la víctima.

Photo by Biblioteca Rector Machado y Nuñez