¿Quién eres tú para manipular su existencia?
Crío que la Vida aún no lo ha Adoptado.
Victimas de responsabilidades forzadas o negocios lúbricos.
Le tiendes un futuro incierto, involuntario por él.
Lo utilizas como Garante, para encadenar a tu pareja, como posible fortuna o cierta posición social. Lo más criminal, Kamikazes de tus objetivos.
Lo introduces en tu Cruel y Bestial dogma.
¡Con el único fin!
…Tus Intereses…
¿Quién?
¿Quién con sus décadas de lapso, no se derrite ante una caricia de un niño?
¿Quién no le conmueve su llanto?
¿Quién no le hace feliz su risa?
Si, a ellos…
¡A estos Monstruos!
Carlos Manuel Cañizares