0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

No bastó un océano

Ni con uno, ni con media docena de océanos. La distancia nunca es motivo para no vernos, cuando nos miramos con el corazón.

El equipo de Desafíos Literarios, es grande, mucho. Y además por diferentes motivos de calidad, cantidad y capacidad. Y si algo tenemos claro, es que no existen fronteras que puedan impedir nuestro avance. En estos días asistíamos con ilusión a la presentación de nuestro segundo libro de relatos ” El Año En Que Escribimos Peligrosamente”. Fuimos muchos los que nos reencontramos en este gran evento. Un acontecimiento que nos conmovió a todos los asistentes. No era para menos, se trataba de la puesta de largo y en sociedad de nuestra segunda criatura conjunta. Acudimos al momento a la llamada de Enrique Brossa, y lo hicimos desde diferentes puntos del país. Pero, como os digo, Desafíos es cada vez más grande y eso hace que otros miembros de países más lejanos también participen en nuestros proyectos literarios.

Este es el caso de tres buenos amigos y compañeros nuestros, Lorena Guadalupe Páez Aguirre, Mario Pinto y Rubén Ahumada, que participan con nosotros desde Ciudad de México, lo cual es de agradecer y de admirar.

En Desafíos tenemos claro que no hay distancias insalvables cuando nos mueve la misma ilusión. Y nuestros compañeros de “ultramar”, como dice Mario, han tenido el detalle de enviarnos sus cariñosos saludos, para poder sentirnos más cerca, si cabe, en ese día tan especial de la presentación de nuestro segundo libro conjunto.

Queridos amigos, esperamos en un futuro próximo poder contar también con vuestra presencia, así tengamos que ir los de acá a buscarlos allá.

Gracias compañeros por vuestras muestras de cariño, el sentimiento es totalmente recíproco.

Saludos enviados por Ruben Ahumada para todo los compañeros de Desafíos Literarios.

 

Texto aportado por Ruben para su lectura en la presentación:

 

DESAFIANTES

Cuentan que fue en Madrid; en la era de la niebla, cuando el presidente más güero y trompudo, berreaba contra el planeta. Una horda de insolentes desafiantes, calentaron el invierno, convocando a los que habitan sempiternos; el olvido, a los que vivían en el más Franco-desamparo o extraviados en sus sueños diletantes. Los que vivían allende el mar, también fueron convocados.

Estos últimos llegaron con morral al hombro, repartiendo versos desvelados, entre relatos de escribientes admirables, ¡bien forjados!. Se trataba de acopiar las palabras nómadas; en el Mar de los amparos, un libro que según cuenta la leyenda, late incesante porque alberga en sus páginas el espíritu de los convocados. (Esto último en sincero homenaje a mis hermanos; verbigracia, Jordi “El hortelano”, que quita las ortigas de la lengua, el abrojo con la fragua de su pecho, amén de los sueños que construye con sus ecos solidarios.

Como no contabilizan las palabras entre paréntesis, por licencia poética, sumo y sigo…

A Rosiñol, un abrazo de oso sin madroño ¡Hasta los huesos! ¡Y a su verbo humanitario!.

Un soldado del papel, desbrozante y temerario, decidió sin modo huraño, dejar patente el fuego luminario; ante otros menos graves que el ego en los armarios, y como acicate libertario, azuzó a sus huestes a escribir sin dilatarnos. ¡Y a palpitar! hasta desgarrar la palabra remontada, sin infringirle daño. Enhebrando los silencios que campan solitarios en el cielo con su rayo. ¡A todos los que van mordiendo la nuca de las musas que pueblan la página y mi espacio!.

Mola no exhaltar merecidamente a varios, por ejemplo al Caballero sideral y planetario, Mara que enamora a propios y extraños, con su palabra y una sonrisa perenne adornando sus labios.

Mercedes, diligente, su mirada niña, cautiva sin agravios; la que hace Cantar a las piedras, es un remanso literario, a Teresa Mateo Arenas, traviesa y clandestina que desmitifica y mata las penas, con vocablos incendiarios.

No me des de que hablar Meco, que te imagino campeando con el Cid, aprendiendo de tu mano.

La Mar es mi dilecto y los versos de Maestro, dispuestos para abrevarlos.

Bego que sonroja, y el fuego más intenso nos parece fuego ralo.

A Puri, extraño su llegada refrescante ¡a este barco salva-náufragos!

Avelina, golondrina prestigitadora que pueblas el aire y el verbo sin pensarlo).

¡Hay tantos y tantos!, pero pido disculpas por razones de tiempo y espacio autorizado.

¡Un abrazo, sincero a todos!…¡¡hasta la sangre!! ¡¡¡emocionado!!!.

¡Escribientes con la rabia del abecedario desatado! ¡Cofrades ingentes con la savia de su lado.

A todos los que desafiaron mansamente, ¡con la labia de los bardos! Y escribieron peligrosamente, ¡sin temor y solidarios! ¡Aquellos ausentes de la ira, los llevo en mi costado!.

¡¡¡Otro abrazo!!!. Y un halago sin atajos, a su relato forjado sin temor, con el fuego de los sabios.

GRACIAS RUBEN AHUMADA

Todo empezó en facebook, cuando Enrique Brossa creó Taller de Relatos y Soy Taller. Un día facebook "se cargó" su perfil. Ahora ya hemos superado los miles de amigos que estamos alrededor de la creación de esta website para nuevos escritores que es desafiosliterarios.com. Respecto a lo de miles de amigos, que la palabra miles no destaque más que la de amigos, que es la importante. Aquí disfrutamos nuevos escritores y lectores unidos. Puedes encontrar talleres literarios, libros, lecturas,una red social, correcciones, podcast, vídeos y ayudas para triunfar con tu libro, organizar el lanzamiento de tu obra.... Y montones de proyectos en los que encontrarás el apoyo unánime de todos. Hasta te podemos organizar un crowdfunding. Cuando decimos que lo que te cuento es solo el principio, los que nos conocen saben que esto es exactamente la verdad. Rechaza imitaciones, porque nosotros vamos mucho más allá. ¿Se te ocurre algún motivo para que te quedes fuera de todo? A mí no. Regístrate y publica aquí de una vez, que te necesitamos.
0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Comentarios

Deja un comentario