Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Será el 19, no el 14, de cualquier mes… no necesariamente febrero. Será sin flores muertas envueltas en celofán, porque aunque ellas no lo sepan, muertas están. Será sin contrato, sólo porque si el milagro se esfumara, lo haría en silencio y no con el estruendo de firmas rotas. Quizá los techos sobre nuestras cabezas seguirán siendo dos, el tuyo y el mío, porque amarnos no tiene que ver con el espacio compartido sino con que cualquier espacio nos vale y te amo sin que dejes de ser tú y me amas más aún porque sigo siendo yo.