0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

—Yo soy Dios— me dijo la licuadora. Sonreí descreído, pero solamente por cos-tumbre. La licuadora se encendió y me destrozó la mano.
Luego de curar los pedazos de lo que ahora formaba mi nueva mano, las imágenes del mundo llegaron a mí.
Vi la enorme e interminable guerra humana: hombres, mujeres, niños cuyos cadáveres amputados sólo eran ya carne sin nombres que se corrompía al sol.
Mientras el dolor iba calmándose debí reconocer que estamos hechos a su imagen y semejanza.

Avatar

linchtenvergervelveterado

Avatar

Últimos post porlinchtenvergervelveterado (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos
A %d blogueros les gusta esto: