5.00 Promedio (97% Puntuación) - 1 voto

Claudia veía a su mejor amigo todos los días. Tenía esa suerte. Le saludaba con una sonrisa cada vez que le veía y él, como buen amigo, le devolvía la sonrisa. Llegaron a ser grandes confidentes. Entre ellos no había secretos. Sucedió un día que Claudia notó que su amigo le había mentido. No le dio mayor importancia. Sin embargo, cuando lo vio al día siguiente le volvió a mentir y eso sí que le molestó. No sabía si pedirle explicaciones porque, al fin y al cabo, era su confianza la que estaba en juego.

Optó por no decir nada y esperar. Los días sucesivos su amigo siguió con sus mentiras hasta empezar a hacer verdadero daño a Claudia. Se pasaba las noches sin dormir tratando de entender los motivos por los que su amigo le mentía de ese modo. Probó de todo, pero era inútil. Cada día que le saludaba, él le salía con una mentira. Claudia se deprimió. Quería mucho a su amigo. Como consecuencia, apenas salió con el resto de sus amistades e incluso dejó de comer de tanto que le dolían sus mentiras. Sus padres se preocuparon mucho. La llevaron a psicólogos pero ninguno de ellos logro convencerla de que su amigo no le decía mentiras, que ella no tenía modo de probar algo así. Claudia se enfadó aun más al ver que su familia, sus profesores, sus amigos e incluso los psicólogos defendían a su amigo. Enrabietada, se encerró en sí misma y ya no comió más.

Muy debilitada, quiso ver una vez más a su amigo para ver si cambiaba de actitud y le devolvía la alegría, pero fue inútil. La mentira fue más dolorosa todavía. Poco después, Claudia murió. Su mejor amigo continuó donde siempre había estado, en el cuarto de Claudia, colgado en la pared, pero ya no pudo enseñarle más su reflejo.

Carlos Roncero
Tengo dos grandes vocaciones, la enseñanza y la escritura. Como escritor he publicado cinco novelas: Clara dice, Los trenes perdidos, Mis ojos llenos de ti, Entre el esperpento y el escalofrío, y la Extraordinaria historia de Juan Barreto. En los próximos meses publicaré dos novelas más. Me gusta abarcar todos los géneros, desde la novela negra hasta la ciencia ficción, pasando por la comedia romántica. Mi novela más conocida es Clara dice, que, poco a poco, se ha ido haciendo un hueco en las redes, en los hogares y en los centros escolares, porque, sin ser una novela juvenil, gusta mucho a los adolescentes al tratar de los peligros de internet. Esto ha hecho que le novela sea lectura en muchos centros de España en tercero o cuarto de la ESO.
Carlos Roncero

Últimos post porCarlos Roncero (Ver todos)

5.00 Promedio (97% Puntuación) - 1 voto

Deja un comentario