Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Victoriano siempre hacía lo mismo cuando llegaba a la aduana: cogía su libro y lo leía indiferente mientras los agentes del régimen registraban sus maletas. Así con cada una de sus llegadas, y eran unas cuantas a lo largo del año. Siempre con un libro distinto, pues era un gran lector. Luego, lo primero que hacía al llegar a casa, antes incluso de saludar a su mujer e hijos, era colocar el libro en su estante de honor mostrando una sonrisa victoriosa. Una nueva lectura prohibida introducida en España delante de las narices del  régimen.