( A Jordi Hortelano)

Cielo fértil, Secreto del Señor Evol
Sol y sueños que reparte Hortelano.
Versos-pan, y abrazos de antemano
en el credo del poeta y su recuerdo

Se trata de ti cuando nos abundas,
inconscientes te persiguen los apegos
entre pasos de nostalgia moribunda,
mis latidos desaforados sin sosiego

Discreto Señor de los secretos
el amor habla por ti cuando conjuras,
la escritura sagrada con tus sueños
que alucinan entre libros y desvelos

Tu oficio redimensiona la esperanza
que comulga con los rayos de la tarde
no se salva ni interpuesta la distancia
de latir con tu nobleza sin alarde

Y siembras la senda que transitas
con semillas que crecen imparables
Voy contigo y doy gracias en la ermita
que permita al verso que te alcance

Revives entre páginas sin angustia
que propagan sus alegrías al aire,
abrazos infinitos… palpitan y te anuncian
desde antes, hasta siempre, donde nadie

Madrugadas atascadas en el cieno
cohabitan el portal de los perdidos,
quieres al igual que quiere el cielo
rescatarnos de la senda del olvido

Tu palabra también crece infinita
con ese gesto tan tuyo que es de todos.
Y dejas huella de tu calidez escrita
en mis letras que se atascan en el lodo

Más palpita mi pecho cuando abre
una página poblada de Latidos
es tu canto que se alza con la tarde
convocando este verso en mi postigo.

Y siembras la senda que camino
con semillas que crecen imparables
Voy contigo y doy gracias al destino
que permita al verso que te alcance.

Heredero anónimo de la herencia anímica de los Migueles (Cervantes, Unamuno, Hernández y Ahumada), aunque éste último era campesino resultó ser un padre sabio y mi "Arcángel" de la guarda. Precoz en el arte de salir adelante, aprendí a capotear temporales y empecé a trabajar a los 8 años, en múltiples tareas locales: Pastor, lustrador de zapatos, pizcador de algodón y un largo etcétera. A los 11 años ya era económicamente avieso, "autosuficiente", o al menos eso creía. Soy inmigrante en mi propio país, residente desde los 15 años en tierras lejanas a las que me vieron nacer y, en vez de “rayo”, tengo una "estrella que no cesa", casada conmigo, 3 hijos que son mi mayor orgullo. Benedittiano químicamente impuro, por Mario; quién más. Ingeniero Civil, con 3 especialidades de postgrado, en distintas disciplinas correlacionadas por diseño propio a mi profesión; amo la arquitectura, soy constructor por necesidad, convicción y por terco. Las letras son mi pasión, desayuno y ceno proyectos, de comida tomo agradecido todo lo que Dios pone en mi mesa, soy de carnes magras y huesos malagradecidos, Insomne antes que "soñador" y arreglo "mi" mundo un día sí y, el otro también. Autor de 5 libros de poesía, y una novela inédita, actualmente diseñador de Modelos de Gestión en Políticas Públicas, Asesor de gobiernos locales, con logros nacionales e internacionales, aporte aprendiz de los Derechos Humanos aún zurdos. Admirador incondicional de todos los que hacen y construyen con su letra, amante de la poesía musicalizada, pienso en verso y la rima me gobierna. Amigo dispuesto y solidario a carta cabal y eterna.

Últimos post porRuben Ahumada (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario