0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Le subió mucho más rápido de lo que habría esperado. ¡Eso estaba bien! El sopor comenzó a disiparse y creyó que enseguida estaría en condiciones para hacer la actuación más memorable de la gira. Al final resultaba que la mierda era buena. Sintió una pequeña punzada en el pecho, pero no le quiso dar importancia. Sin embargo, a los pocos segundos se repitió con más fuerza. Le dolía tanto que se quedó momentáneamente sin respiración. De repente las buenas sensaciones se esfumaron: el corazón se le desbocó y parecía que iba a explotarle de un momento a otro. Todo a su alrededor se volvió negro.
―Rod, sal ya, que empiezas en cinco minutos ―le dijo el manager.
Como no respondía, espero unos segundos y volvió a llamarlo. Silencio. Insistió una tercera vez:
―¿Rod, por qué no contestas? ¿Qué coño te pasa? ―Aporreó la puerta―. ¿Abre de una puta vez?
Como estaba cerrada por dentro, tuvo que echarla abajo. Cuando al fin consiguió entrar se encontró al cantante sin sentido y convulsionando en el suelo. Tenía los labios azulados y por la comisura de la boca le asomaba un hilillo de espuma blanca.
―¡Rod! ¡Rod! ―Trató de reanimarlo mientras lo zarandeaba aún en el suelo.
Al ver que estaba inconsciente, el manager no perdió ni un segundo más y avisó por teléfono a emergencias. Las asistencias llegaron muy rápido y en unos pocos minutos se hicieron con la situación. Mientras aún sonaban en el ambiente las notas finales de la última canción de los Rock Pistons y el público enfebrecido esperaba en medio del delirio la actuación de Rod Carson, la gran estrella internacional del Rock, en una ambulancia camino del hospital, un equipo de anónimos sanitarios luchaba por mantener al ídolo con vida.

Avelina Chinchilla Rodríguez
Soy médica de profesión (con la especialidad de microbiología clínica) y escritora por afición. He publicado en antologías de relato y poesía. En solitario tengo tres libros de poemas "El jardín secreto" y "Paisajes propios y extraños" y "10 horizontes para una tierra de versos", un libro de relatos "Y amanecerá otro día", una novela romántica "La luna en agosto" y una juvenil, "El inspector Tontinus y la nave alienígena", primera entrega de la saga Univero Belenus. Cada nuevo proyecto me llena ilusión me hace avanzar.
Avelina Chinchilla Rodríguez

Últimos post porAvelina Chinchilla Rodríguez (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario