Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Es hielo abrasador, es fuego helado,

                                                                              Es herida que duele y no se siente,

                                                                              Es un soñado bien, un mal presente,

                                                                              Es un breve descanso muy cansado

                                                                                             Francisco de Quevedo

Si, me embrujaste con tus ojos negros

y tu actitud distante y altiva

no hizo sino encender una chispa

que prendió en todo mi ser este fuego.

Por favor rompe ya este silencio

que me tiene atrapada y cautiva.

Háblame de ti y también de tu vida

y hazme en tu corazón un hueco.

Hazlo ya o no sé que será de mí,

pues con este abrasado corazón

que sabe que sin ti no podrá vivir,

 

a ningún lugar que no estés tu puedo ir

y consumida ya por esta pasión,

solo me queda, de amor, saber morir.