Dicen que casi todos tenemos un prototipo de amor ideal, que siempre nos enamoramos de personas muy parecidas. Es posible que sea verdad, al menos lo ha sido en mi caso. Mi especialidad ha sido, lo es todavía, los hombres capricornio.  Es posible que muchos lo llamen casualidad, pero solamente me he enamorado de hombres nacidos bajo este signo tan peculiar. Tal vez sea porque yo tengo mi mundo particular y ellos tienen el suyo. Ambos son absolutamente distantes y, en cierto modo, incompatibles. Probablemente, esto aumenta el misterio, el encanto… Yo soy una mujer profundamente romántica y apasionada, y conseguir penetrar en alguien que vive bajo una coraza de acero representa un reto al que me ha sido imposible sustraerme.

Los capricornio presentan características muy peculiares. Seguro que alguno se ha cruzado en tu camino, aunque tú no lo hayas advertido. Son herméticos y enigmáticos, sigilosos y callados; prisioneros casi siempre de su insólita y vasta vida interior. Pero las cosas no son siempre como parecen, y puedo asegurar que, tras su apariencia anodina, tras ese frío semblante, se esconde un torrente de sentimientos. Pueden ser tiernos, bondadosos, inteligentes, conservadores y, sobre todo, mucho, mucho más apasionados de lo que nunca se podría  llegar a imaginar a primera vista. No son tímidos, aunque así lo parezca. Esto es una falsa impresión derivada de su gran fantasma: temen por encima de todo el compromiso y lo evitaran siempre que puedan.  Si a alguien le llega la ocasión y ve que el susodicho/a no se decide, que no lo dude, que le dé un pequeño empujón, y ya habrá puesto un capricornio en su vida. ¡Mi enhorabuena! El interesado/a habrá hecho el gran fichaje de su vida, porque una vez conquistados son los compañeros más fieles y leales que nadie pueda imaginar. A mí me costó mucho conseguir el mío, pero desde luego confieso que ha merecido la pena.

Avelina Chinchilla Rodríguez
Soy médica de profesión (con la especialidad de microbiología clínica) y escritora por afición. He publicado en antologías de relato y poesía. En solitario tengo tres libros de poemas "El jardín secreto" y "Paisajes propios y extraños" y "10 horizontes para una tierra de versos", un libro de relatos "Y amanecerá otro día", una novela romántica "La luna en agosto" y una juvenil, "El inspector Tontinus y la nave alienígena", primera entrega de la saga Univero Belenus. Cada nuevo proyecto me llena ilusión me hace avanzar.
Avelina Chinchilla Rodríguez

Últimos post porAvelina Chinchilla Rodríguez (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario