4.00 Promedio (640% Puntuación) - 8 Votos

En aquellos días se iban a cumplimentar los últimos arreglos a los trajes que lucirían en los carnavales. La fiesta por excelencia del encanto y lo prohibido. Blancos como la nieve que no inmaculados, puesto que los cuerpos que cubrían gozarían y habían gozado ya muchas veces del jolgorio y la alegría que la fiesta propone cada año.
Las hechuras se acoplan a su piel, dejando ver y adivinar cada curva y protuberancia que se podía encontrar en sus cuerpos casi desnudos. Acostumbrados a llevar el resto del año un traje con etiqueta, aquellos días la libertad era su bandera y vestían pues ahora de la moda de la emancipación. Una vez calzados aquellos vestidos en los que la pluma era el más abundante adorno, la comparsa salió a la calle.
Jugando a la ironía y escondidos en los disfraces, el grupo de hombres y mujeres empresarios se pusieron ese último detalle que ocultaba para la intolerancia su verdadera identidad. La máscara o antifaz de colores que entonces sí que definía su propio orgullo.

Adelina GN

Avatar

Adelina Gimeno Navarro

Soy una mujer aprendiz de la Literatura y con ella quiero que mis sueños sean una realidad, escribiendo siempre al amanecer, ese momento donde comienza un nuevo día de la vida.
Avatar

Últimos post porAdelina Gimeno Navarro (Ver todos)

4.00 Promedio (640% Puntuación) - 8 Votos
A %d blogueros les gusta esto: