Son las doce del mediodía y espero impaciente asomada a la ventana. Sé que no voy a reconocer el coche nuevo pero a ellos si. Dobla la esquina un Megan negro; al volante mi hijo. Me siento feliz: “Son ellos y han llegado bien”.

Bajo a recibirles. Mi nieto de cuatro años está fuera del coche. Me ve y grita excitado:

 

—¡Amuma, amuma…! ¡Es amuma….! — dice a su hermano….— ¡Mami, es amuma….!

 

—¡Corre… ve a darle un beso!

 

El pequeño viene trastabillando detrás de su hermano y los tres nos unimos en un abrazo emocionado.

 

Nota: Amuma es abuela es euskera

 

Nicole Regez

Últimos post porNicole Regez (Ver todos)

0.00 Promedio (0% Puntuación) - 0 Votos

Deja un comentario